Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos piden mejorar las campañas de detección del cáncer de cérvix porque un 40% de los nuevos casos son avanzados

El jefe de Servicio de Ginecología del Instituto Valenciano de Oncología (IVO) de Valencia, Lucas Minig, defiende la necesidad de mejorar el cumplimiento de las campañas de detección temprana del cáncer de cérvix ya que actualmente el 40 por ciento de los nuevos casos son diagnosticados en un estadio avanzado de la enfermedad.
"Es fundamental destacar la relevancia de la implementación adecuada de los mecanismos de prevención, diagnóstico y tratamiento de este tipo de cáncer", ha destacado este experto con motivo del Día Mundial del Cáncer de Cérvix que se celebra este sábado 26 de marzo, un tumor que causa 800 muertes al año en España y del que se detectan más de 2.500 nuevos casos.
Este tumor se produce cuando las células normales del cuello del útero comienzan a transformarse y crecen de manera descontrolada, convirtiéndose de forma gradual en lesiones pre-malignas y, posteriormente, en malignas.
La evolución de las lesiones malignas es lenta, lo que ofrece "muchas oportunidades para la prevención del cáncer o para su diagnóstico y tratamiento en etapas iniciales", según este experto, que por ello incide en la necesidad de que las mujeres tengan información sobre estos tumores y de la curación elevada en caso de detectarse precozmente.
En estos casos, ha añadido la presidenta de la Asociación de Afectadas por Cáncer de Ovario y Ginecológico (ASACO), Susana Heredia, "más del 90 por ciento de las mujeres sobrevive más de cinco años".
El problema, según Minig, es que la mayoría de mujeres no presentan signos o síntomas en los primeros estadios del cáncer de cuello uterino y hasta que no invade otros tejidos u órganos no aparecen síntomas como un sangrado leve entre o después de la menstruación; un sangrado menstrual más largo y abundante de lo normal o bien, después del coito o durante el examen pélvico en la consulta del ginecólogo.
"Para las mujeres que se encuentran en la menopausia, el sangrado genital suele ser el principal síntoma clínico, así como el aumento de la secreción vaginal", ha destacado este experto, que recomienda a las mujeres acudir al ginecólogo para realizarse una citología de forma periódica.