Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos recuerdan que las matronas aportan cuidados durante el embarazo, el parto y al recién nacido

Expertos del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima han recordado, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Matrona, la importancia del trabajo que desempeñan estas profesionales sanitarias porque, entre otras tareas, aportan cuidados durante el embarazo, el parto y al recién nacido.
Y es que, además de las pruebas y controles por parte del médico especialista, las matronas realizan controles periódicos sobre la salud de la madre y el nonato. Son también las encargadas de guiar y orientar, tanto a la madre como a su pareja, sobre el embarazo, y aconsejan a los futuros padres sobre cómo encarar su nueva paternidad y la importancia de la procreación responsable.
También son las responsables de las clases de preparación al parto, unos cursos con ejercicios que preparan a la mujer, tanto física como psicológicamente, para el parto y el posterior cuidado de su hijo recién nacido, además de proporcionar formación sobre lactancia materna y el contacto piel con piel.
Asimismo, entre las funciones de las matronas también se incluye la monitorización continua y exploración de la madre en los momentos previos al parto. De hecho, son quienes promueven la creación de un clima lo más calmado posible a través del continuo contacto con la madre, del control de la respiración, con la necesaria e importante comunicación de apoyo a la madre y a la pareja, además de estar en constante comunicación con el ginecólogo especialista.
ENSEÑAN A TENER LOS VÍNCULOS AFECTIVOS CON EL BEBÉ
A este clima de relajación y confianza también contribuyen las visitas guiadas al centro antes del momento del parto, para que la madre se familiarice con el entorno.
Además, enseñan a las madre los vínculos afectivos con el bebé, fomentando el contacto piel con piel, y con él, la producción de oxitocina, hormona relacionada con el amor paterno filial. En caso de lactancia materna, la matrona ayudará a la madre en las primeras tomas de su bebé y le aconsejará sobre los primeros cuidados del pequeño.
Finalmente, y una vez la madre y su bebé han sido dados de alta del hospital, las matronas continúan apoyándolos en sus visitas domiciliarias para resolver todas las dudas, valorar el estado de salud, físico y psicológico de ambos y controlar el crecimiento del pequeño, aconsejando qué pautas son las más adecuadas según el caso.