Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A un año de la Expo 2010, a Shanghai le queda lo más duro de los preparativos

A 365 días de la inauguración en Shanghai de la Exposición Universal más ambiciosa de la historia, a esta ciudad china le queda por recorrer la parte más dura de sus preparativos, según explicó a Efe su planificador general, Wu Zhiqiang.
"Esto es como una carrera de 100 metros", comentó Wu, también decano de Arquitectura y Planificación Urbanística de la universidad shanghainesa de Tongji.
"Hasta ahora podemos decir que hemos recorrido ya los primeros 90 metros, pero lo que nos queda son los 10 más duros, los que requieren más esfuerzos", declaró.
Wu recordó que ya está casi completada la mayor parte de las cinco estructuras que permanecerán tras el evento: el Pabellón de China, el Temático (en torno al lema "Una ciudad mejor, una vida mejor"), el Centro de la Expo, el Centro de Actuaciones y el Bulevar de la Expo.
Según lo previsto, la construcción de los pabellones se llevará a cabo durante 2009, y los cuatro meses restantes de 2010 serán de "abundante trabajo" para instalar su decoración interior y para hacer ensayos generales de su funcionamiento y asegurarse de que todo está a punto para el 1 de mayo del año que viene.
Esta será la primera Expo que se celebra en un país en desarrollo y aspira a fijar grandes récords de participación (ya conseguido, con al menos 235 países y organizaciones internacionales confirmadas) y de visitantes (se esperan 70 millones durante sus seis meses de duración, cinco de ellos extranjeros).
Sin embargo, hasta la fecha sólo se han presentado los diseños definitivos de 16 pabellones nacionales, y los organizadores intensifican sus contactos con algunos participantes rezagados como Uruguay, Argentina y Perú, según explicó el director general del Comité Organizador, Hong Hao.
Entre los que ya tienen todo preparado está España, que se espera que anuncie el inicio de las obras de su pabellón el próximo 15 de mayo, y que construirá un espacio inspirado en la tradición española de la cestería, obra del estudio Miralles-Tagliabue, con un interior de los cineastas Bigas Luna, Isabel Coixet y Martín Patino.
España desea que su pabellón pueda permanecer en el recinto una vez terminada la Expo, para convertirse probablemente en un museo de arte iberoamericano en Shanghai, aunque esto no se decidirá hasta después del 31 de octubre de 2010, cuando finaliza el evento.
Hong explicó que la normativa de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE, en francés) establece que los pabellones de todos los países y organizaciones internacionales deben ser temporales y desmantelados tras el evento, pero que "muchos países participantes han propuesto la idea de que algunos puedan permanecer".
"Lo estamos discutiendo con el BIE, y tal vez se pueda alcanzar algún acuerdo para que eso se pueda cumplir en algún caso, pero (la negociación) aún no ha finalizado", aclaró.
En cualquier caso, celebró que aunque la crisis financiera coincidió con un "momento crítico de nuestros preparativos", ningún participante se ha retirado hasta ahora.
Polonia tuvo que recortar su presupuesto para la Expo y Brasil y Argentina redujeron la escala de sus proyectos iniciales, pero otros, como Chile y Marruecos, la ampliaron. Tampoco ha habido retiradas de las firmas patrocinadoras del evento.
"Todos los proyectos ya están en marcha", concluyó, "y para finales de este año ya estará completada la construcción de todo lo necesario para la Expo".