Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FECMA ha reclamado igualdad en las prestaciones, con independencia del lugar de residencia, para las mujeres con cáncer

La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) ha reclamado igualdad en las prestaciones, con independencia del lugar de residencia, para las mujeres con cáncer de mama, con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este martes, 8 de marzo.
"La igualdad de acceso a diagnósticos, a terapias, a fármacos, a la innovación, a la atención personalizada, es una exigencia a favor de la equidad en nuestro sistema sanitario público. No puede argumentarse en las dificultades económicas para retroceder en lo que se ha conseguido en el ámbito de la sanidad pública", señalan en un comunicado.
Por ese motivo, continuan, "las administraciones sanitarias deben mantener una respuesta positiva y coordinada de trabajo contra las desigualdades, y actuar ante la aparición de inequidades con las dotaciones presupuestarias necesarias, tanto en medios humanos como materiales".
Por otro lado, FECMA y las 41 Asociaciones federadas, que forman parte de la sociedad civil, ha manifestado su solidaridad con todas las mujeres y reivindicar el derecho a la plena igualdad cuando hablamos del entorno laboral.
"Es necesario que se implementen estrategias que promuevan cambios culturales en las empresas y en las organizaciones sindicales, en el entorno laboral y en las organizaciones que toman decisiones sobre política económica y social, para modificar actitudes discriminatorias que obstaculizan que se avance hacia una sociedad más igual, activa, cohesionada y justa", señala.
Por ello, añade, "seguiremos rompiendo techos de cristal, defenderemos una realidad donde desaparezca cualquier discriminación en el plano de los derechos y los deberes y aspiramos a la igualdad en todas las esferas de la vida. Queremos trabajar para que un día cercano, la sociedad admita con normalidad que no se renuncia a la mitad de los recursos humanos que representamos las mujeres. Las mujeres no renunciamos a gestionar la mitad de poder y a disfrutar de la mitad del cielo".
Finalmente, destacan que "no se puede seguir feminizando el desempleo y la precariedad laboral" y, por tanto, "ser mujer no puede conllevar limitaciones, exclusiones o discriminaciones en el desarrollo de derechos, energías, valores y responsabilidades".
"Nuestros derechos no son una mercancía, ni una carga social, ni una concesión graciable. Nuestros derechos nos pertenecen como personas, como ciudadanas activas y conscientes que, desde la igualdad, quieren sumar esfuerzos para construir un mundo más solidario, más justo, más igual, más amable, más respetuoso, más digno y más comprometido", concluye.