Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FIA pide un informe técnico a Red Bull por sus suspensiones

Los comisarios deportivos del Gran Premio de Malasia, tras haber escuchado los comentarios del jefe del equipo Red Bull, Christian Horner, del de diseño Adrian Newey y del director deportivo Jonathan Wheatley, les han solicitado un informe verificando la solidez de las suspensiones, para no considerarlas "peligrosas". Sus pilotos han sufrido tres accidentes en dos grandes premios.
Según el artículo 2.3 del reglamento técnico de la Fórmula Uno los comisarios pueden excluir un coche cuya construcción pueda ser considerada peligrosa.
Christian Horner ha manifestado que ha sido "una rótula de un brazo de la suspensión que habíamos montado nuevo después de Melbourne. Hemos hecho unos 10.000 kilómetros de pruebas con este componente y se puede ver que han sido los adhesivos los que han fallado, todo parece indicar que ha sido un error humano".
Por su parte Adrian Newey ha comentado que "el problema que hemos tenido se conoce como mortalidad infantil y ocurre cuando un adhesivo endurecedor no se prepara de forma adecuada y por eso la pieza nueva se ha roto inmediatamente".