Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Faltas de ortografía... ¡tatuadas!

Una protesta contra el sistema, que pierde su sentido por un fallo en el tatuaje. Foto:www.oddee.comtelecinco.es
Un error en un dibujo quizás sea más fácil de corregir y se note menos, pero cuando el fallo está en una frase es más complicado. Puede cambiar el significado de lo escrito e incluso privarle de todo sentido.
En la mayoría de los casos, los afectados han demandado a los autores del dibujo o frase en cuestión para que costearan la cirugía láser necesaria para corregir el fallo tatuado.