Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernando Alonso dice que sus técnicos tienen las manos atadas

El piloto español de Fórmula Uno Fernando Alonso, de Ferrari. EFE/Archivotelecinco.es
El piloto español de Ferrari, Fernando Alonso, aseguró que su equipo tiene aún posibilidades de hacerse con el Mundial aunque lamentó que en la actual Fórmula Uno exista poco espacio para introducir novedades y que los técnicos tengan "las manos atadas".
"El objetivo es ganar siempre pero no es fácil. No se pueden inventar cosas nuevas sin pruebas. Hay poco espacio para la creatividad, nuestros técnicos tienen las manos atadas", reconoció el piloto asturiano en un "videochat" con sus seguidores en la página de Ferrari.
Según Alonso, Ferrari mantiene intactas sus posibilidades de hacerse con el Mundial a pesar de los malos resultados cosechados el pasado fin de semana en el Gran Premio de Gran Bretaña, donde el asturiano acabó en el puesto 14 y su compañero, el brasileño Felipe Massa, en el 15.
"El Mundial sigue siendo el objetivo. Hemos perdido puntos, estamos en el quinto puesto, pero tenemos que hacer más porque queremos ganar el título", dijo Alonso.
El español confió en mejorar los resultados en el próximo Gran Premio de Hockenheim, y se mostró tajante: "En Alemania y en Hungría lucharemos por la 'pole'".
El trazado alemán es un "circuito entre comillas fácil, con curvas bastante sencillas. El piloto encuentra pocas curvas donde arriesgar, por lo que espero un Gran Premio con tiempos muy próximos".
Alonso añadió que contará con "algunas novedades aerodinámicas" en Alemania y aseguró que desea afrontar un nuevo reto tras la carrera de Silverstone.
"Cuando una carrera va bien tienes diez días de tranquilidad, cuando va mal, como en Silverstone, no cambia la moral, cambia el ansia de llegar a la próxima. Llegas más motivado, con más 'maldad'".