Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Hanna Montana a Miley Cyrus

Desde que fuera fichada por la factoría Disney para meterse en la piel de Hanna Montana, la carrera de Miley Cyrus ha experimentado un ritmo meteórico. En apenas cuatro años, Cyrus ha pasado de ser una joven promesa a una estrella a nivel internacional. Consciente de su potencial, Miley siempre ha mostrado su deseo por triunfar más allá del público adolescente, pero la sombra de Montana es muy larga. Ha decidido que para dejar atrás a su alter ego infantil tiene que convertirse en toda una mujer, a pesar de sus 17 años.
La artista siempre ha querido ser Miley Cyrus y quitarse de encima el peso del personaje de Disney que le llegó en plena adolescencia y la catapultó al éxito. El paso de los años y los intentos de la cantante por parecer adulta jugaron a su favor e hicieron que su etapa como Montana tuviera una fecha de caducidad cada vez más cercana. Disney ha tenido que buscarle una sustituta (Selena Gómez), aunque ha seguido ofreciéndole papeles más "adultos" para no dejar escapar a su gallina de los huevos de oro, como el de la película 'The Last Song'.
Sin embargo, esto no era suficiente para Miley y prometió pasar página y ofrecer un cambio radical es su nuevo disco. Y así lo hizo. La joven estrella sorprendía a todos presentando un nuevo videoclip ('Can't Be Tamed') en el que mostraba una imagen más sexy y rebelde que distaba de la inocencia prefabricada de su etapa con Disney. Este cambio no estuvo exento de polémica, ya que muchos no vieron con buenos ojos que tanta sensualidad en una chica que todavía tenía 17 años.
Pero Miley hizo oídos sordos y se presentó hace unos días en su concierto de Rock in Rio Lisboa con un look de lo más rockero y provocador con el que gritaba a los cuatro vientos que ya no es una niña.