Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hasselhoff, hospitalizado por un coma etílico

Asustada por el estado en el que se encontraba su padre, la joven llamó rápidamente a su madre, Pamela Bach, ex mujer de Hasselhoff. Los servicios de emergencia llegaron rápidamente hasta la casa del actor, donde su hija, asustada, le abofeteaba con fuerza, temiendo que su padre muriera. 
Según informaciones del diario The Sun, cuando llegó al hospital Hasselhoff "apenas respiraba". Al parecer, fue una amiga de su ex mujer la que llamó a una ambulancia.
Los representantes de David, de 56 años, admiten que el actor tuvo que ser ingresado, pero afirman que el incidente ha sido exagerado por su ex mujer. Por el contrario, ellos señalan que el actor estaba perfectamente la semana pasada, cuando se le pudo ver en Seattle junto a su novia Kimberly Stevens, y que simplemente el alcohol no le sentó bien.
En cualquier caso, lo cierto es que los últimos años en la vida de Hasselhoff han estado marcados por su adicción al alcohol y sus ingresos hospitalario debido a la misma. Hace tan sólo dos años, una grabación en la que el actor aparecía completamente borracho y tratando de comerse una hamburguesa tirada en el suelo daba la vuelta al mundo en Internet.
El vídeo lo había hecho en un hotel de Las Vegas su hija Taylor Ann, para mostrarle hasta qué punto de ebriedad podía llegar al actor y qué aspecto presentaba cuando se emborrachaba de esa manera.
Poco después, el propio actor confirmaba la veracidad del vídeo y su intencionalidad disuasoria. "Desafortunadamente, tuve una pequeña recaída, pero parte de la recuperación es la recaída. Soy un alcohólico en rehabilitación", señaló en su momento el actor, que en los últimos años ha sido ingresado hasta siete veces por sus malos hábitos, que, de continuar, podrían darle algo más que un susto. CGS