Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los auditores de Hullera Vasco-Leonesa advierten de la incertidumbre en torno a su actividad

Deloitte ha incorporado un párrafo de énfasis en la auditoría de Hullera Vasco-Leonesa en el que advierte de la incertidumbre sobre la continuidad de las actividades de la empresa minera provocada por los retrasos en la publicación de las ayudas de 2014 al sector del carbón y la falta de compras regulares de mineral.
En la nota, registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la auditora llama la atención acerca de "la incertidumbre acerca de la fecha de restablecimiento de las compras regulares de carbón y sobre que a la fecha del informe aún no se ha producido la convocatoria con las ayudas para el año 2014".
Estas circunstancias, junto con las pérdidas significativas del ejercicio 2013, "ocasionan un fondo de maniobra negativo e indican la existencia de una incertidumbre significativa sobre la capacidad de la sociedad para continuar con sus operaciones y atender a sus obligaciones de pago en el corto plazo, así como para la realización de sus activos", añade Deloitte.
Por otro lado, Hullera-Vasco Leonesa reconoce en la información auditada remitida a la CNMV la actual "incertidumbre sobre las operaciones futuras de la sociedad", pero también alude a los diversos factores que "contribuyen a mitigar" los riesgos y que permiten formular las cuentas conforme a los principios de "empresa en funcionamiento".
Antes de citar los aspectos positivos sobre su actividad, la empresa indica que, durante el primer trimestre del año, ha suministrado una cantidad de carbón muy inferior a la recogida en las resoluciones del Ministerio de Industria "como consecuencia de la negativa por parte de las empresas eléctricas a recibir los suministros establecidos en las mismas, al no haber sido programadas las centrales térmicas por el Operador del Sistema".
En todo caso, cita siete "factores mitigantes" que pueden corregir la situación, entre ellos la existencia de un nuevo marco regulatorio y de unas bases normativas de las ayudas para cubrir las pérdidas de la producción corriente de unidades incluidas en el plan de cierre hasta el año 2018.
Otros factores positivos son que el volumen de carbón que se suministrará en 2014 ascenderá a 845.000 toneladas, un 6% más; la renovación de la financiación a corto plazo vencida, la "buena situación patrimonial" de la sociedad y el "importante 'stock' de carbón ya extraído y disponible para la venta.