Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las Iglesias luchan contra la gripe A

Imagen del invento que evita contagios a través del agua bendita.telecinco.es
El creador del dispensador automático de agua bendita, Luciano Marabese, ha explicado que la idea surgió, antes de que apareciera la pandemia, por casualidad en una reunión informal con amigos en su restaurante de Briosco. Sin embargo, dice que es ahora cuando ha empezado a recibir peticiones y algunas desde España. 
Marabese, que ha dicho que no está "todos los días en la iglesia pensando qué le falta", ha comentado que sus allegados al principio le "tomaron por loco".
Más tarde, "pensando y hablando con la gente del pueblo, me decían que evitaban meter las manos en el agua bendita porque les daba asco". Así que, Marabese decidió construir varios prototipos, que se colocaron en la iglesia de Fornaci di Briosco, donde vive.
Por eso, apunta, este fue el único templo del mundo "inmune desde el principio a la gripe A".
Desde la llegada del virus H1N1 ha recibido varios cientos de peticiones de todo el mundo, incluida España, donde iglesias de las provincias de Alicante y de Madrid ya se han interesado por su invento. Pero sobre todo, el interés ha crecido después de que la catedral de Milán "suspendiera" la presencia del agua bendita en las pilas del templo, hace una semana.
El sistema, todavía en fase de producción, cuesta entre 1.400 y 1.500 euros. Las parroquias podrán elegir entre un aparato con receptor de agua incorporado y uno que podrá ser instalado sobre la pila ya existente en la iglesia. Parte del dinero se destinará a obras de caridad.