Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inglaterra no justifica la derrota

La prensa inglesa se ha centrado más en la actuación "humillante" de una Inglaterra "lúgubre" y "superada" por Alemania (4-1) que en el gol no concedido a su centrocampista Frank Lampard.
"Una Inglaterra humillada se estrella", titula The Times. "Bajo el golpe de la decepción, los jugadores ingleses tardarán en superar el sentimiento de injusticia, pero el tiempo ayudará y verán el partido de forma diferente", dice el diario.
Para otros dos diarios, Daily Telegraph y The Guardian, la selección inglesa fue "superada". El primero de ellos si recuerda el gol fantasma y afirma que por rechazar el recurso a la tecnología para ayudar a los árbitros, el presidente de la FIFA "Sepp Blatter debería tener vergüenza, pero Inglaterra mereció perder", juzga el Telegraph.
El gol anulado "esconde insuficiencias"
"Una Inglaterra horrible tiene el corazón roto", afirma The Independent para el que "el gol anulado a Lampard esconde insuficiencias" del equipo. "Nadie puede negar que Alemania es mejor equipo", añade el diario.
"Alemania echa a una Inglaterra lúgubre", señaló la BBC, que recuerda que se trata de "la derrota más abultada en un Mundial" para la selección imglesa.
Pero la prensa sensacionalista se niega a hablar de escándalo. "Desesperantes, sin suerte... Y ahora echados del Mundial", resume el Daily Mail que lamenta de todos maneras "el increíble error del juez de línea".
"La nación en duelo, Inglaterra rota en pedazos", titula The Sun. "Inglaterra masacrada", se lamenta The Daily Star.
No piensa dimitir
Además, tanto el Sun como el Mirror piden a Capello que deje la selección. Pero el técnico italiano no tiene pensado dimitir por ahora, "tengo tiempo para decidir" y, explica que, quiere hablar en cualquier caso con el presidente de la Federación, Dave Richards.
Antes del torneo, el técnico italiano firmó un contrato condicionado con la Federación por el que se comprometía a seguir al frente de la selección inglesa hasta el final de la Eurocopa de 2012 en Polonia y Ucrania.
En el contrato corregido se eliminó una cláusula que le permitía dejar su actual empleo después de la actual Copa del Mundo. BQM