Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigan dos moléculas para identificar mediante análisis de sangre los pacientes hipertensos de mayor riesgo

El especialista en Cardiología del Hospital General Universitario de Elche (Alicante) Pedro Morillas ha llevado a cabo un trabajo que investiga dos moléculas que podrían tener un papel fundamental en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con hipertensión arterial generalizada.
Según ha informado este sábado la Generalitat, el estudio fue realizado en el servicio de Cardiología del Hospital San Juan de Alicante, que dirige Vicente Bertomeu, ya que Morillas era responsable de su Unidad de Hipertensión Arterial hasta su reciente incorporación al centro ilicitano. Además, la investigación ha contado con la colaboración de la Unidad Cardiocirculatoria del centro de Investigación del Hospital La Fe de Valencia.
Se calcula que más del 30 por ciento de los pacientes adultos en España padecen de hipertensión y aproximadamente la mitad lo desconocen. Según las mismas fuentes, sin un adecuado control, esta elevación de las cifras de presión mantenida en el tiempo afecta de manera significativa a diferentes órganos del cuerpo, fundamentalmente al corazón, los riñones y a las arterias, lo que se traduce en un aumento del riesgo de presentar complicaciones cardiovasculares.
El trabajo de investigación se ha centrado en el estudio de pacientes hipertensos con diferentes grados de afectación orgánica.
Morillas señala que seleccionaron a 159 pacientes y estudiaron sus niveles sanguíneos de dos moléculas que intervienen directamente en el metabolismo del colágeno, sustancia que "si se acumula en exceso en nuestro organismo puede provocar fibrosis y rigidez a nivel del corazón, a nivel de los riñones y a nivel de los vasos arteriales y que, por tanto, es especialmente dañina en este tipo de pacientes".
La acumulación de colágeno en el corazón de los pacientes hipertensos es responsable de un aumento en su masa y rigidez, lo que dificulta su correcto funcionamiento y la aparición de síntomas de insuficiencia cardiaca y arritmias.
A nivel del riñón, el depósito de colágeno produce un deterioro progresivo de su capacidad de filtración y eliminación de sustancias tóxicas de la sangre (insuficiencia renal) que, en casos avanzados, puede conducir a la necesidad de hemodiálisis. Además, el aumento de colágeno a nivel de las arterias contribuye a la pérdida de su elasticidad y al estrechamiento de los vasos sanguíneos.
Los resultados del trabajo de investigación ponen de manifiesto que los pacientes hipertensos con una enfermedad generalizada y agresiva, con un mayor daño a nivel cardiaco, renal y vascular, presentan niveles en sangre más elevados de estas dos moléculas (metaloproteinasa-1 y su inhibidor TIMP-1), favorecedoras de la acumulación del colágeno en el organismo.
Morillas destaca que "los resultados son prometedores ya que pueden tener gran relevancia en dos escenarios", por un lado para, "en un futuro, identificar con un análisis simple de sangre a los pacientes con mayor afectación hipertensiva de los distintos órganos y que van a presentar un mayor riesgo de desarrollar una complicación cardiovascular en el seguimiento.
ABRE LA PUERTA A INVESTIGAR NUEVOS FÁRMACOS
Además, el estudio "abre la puerta a la investigación de nuevos fármacos antihipertensivos que puedan actuar sobre estas sustancias y bloquear, incluso revertir, las lesiones que la hipertensión arterial provoca en estos órganos".
Desde Generalitat señalan que los resultados han sido tan interesantes que la revista europea más importante en el campo de la hipertensión arterial y una de las tres mejores a nivel mundial, 'Journal of Hypertension' acaba de publicar el trabajo de investigación y sus resultados.
El estudio ha sido posible gracias a una beca otorgada al especialista por la Sociedad Española de Cardiología. En este sentido, Morillas mantiene que "es fundamental que se siga apostando por la investigación médica".
Argumenta, en este sentido, que "los avances de la medicina y especialmente en entidades tan prevalentes como la hipertensión arterial se van a traducir sin lugar a duda en una mejoría en la calidad de vida de nuestros pacientes".
IMPORTANCIA DE UN CONTROL GLOBAL DE LA ENFERMEDAD
Otros factores que se han asociado a una enfermedad hipertensiva más grave en el estudio han sido el tabaquismo, la diabetes mellitus y el perímetro abdominal. En ese sentido, es fundamental realizar siempre una valoración integral del paciente hipertenso, identificando todos los factores de riesgo cardiovascular presentes en el paciente y así realizar un tratamiento global de todos ellos.
Morillas indica que "no tiene mucho sentido centrarse únicamente en el control de la presión arterial de los pacientes mientras éstos sigan fumando, no pierdan peso en el caso de presentar sobrepeso u obesidad, o no tengan controlado adecuadamente sus cifras sanguíneas de azúcar". Así, insta a adoptar una "visión global del problema" para lograr resultados notables desde el punto de vista de la prevención.