Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jade exprime su despedida en la intimidad

Jade Goody, visiblemente debilitada, abandonaba el hospital esta semana. Foto: The Suntelecinco.es
Según publica el periódico británico The Sun, Jade Goody lloró de alegría al reencontrarse en casa con sus chicos. A sus 27 años, el cáncer que padece le motiva para luchar cada día por disfrutar de sus pequeños.
El pasado miércoles Jade conseguía el visto bueno de los médicos para abandonar el hospital y volver a su casa en Upshire, en el condado de Essex, junto a Bobby, de cinco años, y Freddie, de cuatro.
Los pequeños no le decepcionaron, y esperaban a su madre en casa con una sonrisa. La justicia, además, da una tregua a los últimos días de la familia, y su marido, Jack Tweed, puede dormir en casa con su mujer.
El joven matrimonio, recién casado, y los pequeños, junto a los que Jade se bautizó en la capilla del hospital, viven una singular luna de miel con tintes de despedida. Después del colegio, los niños llegaron con su padre a casa y, pese al cansancio de Jade, disfrutaron de su madre pintando máscaras y jugando toda la tarde.
La madre de Jade, Jackey, estaba contenta de ver a su hija y sus nietos tan felices, aunque reconoce que está adormecida por la medicación. "Ella ha pasado un rato estupendo. Freddie le ha leído un libro del colegio". IM