Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesulín, a los antitaurinos: "El torero tiene la educación de tragarse la sangre como toro bravo e ir a lo suyo"

El torero Jesús Janeiro Bazán, conocido popularmente como 'Jesulín' de Ubrique, ha expresado este miércoles su malestar por las protestas de grupos antitaurinos y ha defendido el ejercicio de su profesión.
"Que llegues a jugarte la vida y te pongan de vuelta y media llamándote asesino y maltratador, demasiadas pocas cosas pasan y demasiado nos contenemos los toreros que no nos liamos a hostias; tenemos la delicadeza y educación de tragarnos la sangre como un toro bravo a ir a lo nuestro", ha declarado 'Jesulín', en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, al ser preguntado por las protestas de los animalistas.
El torero ha pedido respeto para tradiciones como el Toro de la Vega cada vez más cuestionadas socialmente. "Recuerdo que había una tradición que consistía en 'dardar' a un toro y a mi no me gustaba pero qué voy a hacer, las tradiciones las respeto", ha asegurado con rotundidad.
Jesús Janeiro ha defendido la conservación de las corridas de toros como "fiesta nacional" y se ha preguntado por qué se ven "menos políticos ahora en las plazas". Asimismo, ha recordado que los toros generan una importante actividad económica porque "hay mucha gente que vive de ello, y muchas hectáreas de la geografía española que sólo están dedicadas al toro bravo, que ha sufrido una crisis tremenda". Ha recordado, además, que "la raza del toro de lidia no sirve para otra cosa".
El torero ha dicho no compartir ninguno de los argumentos de los grupos antitaurinos. "Qué el toro sufre y las personas no sufrimos", se ha preguntado el matador que ha precisado que en las ganaderías "se mima y se cuida al animal". Para el torero es más cruel "coger una oca, meterle maíz y cortarle el pescuezo para hacer paté o quitar un becerro a su madre, estabularlo, ponerlo gordo como un ceporro y matarlo".
Para Jesulín es complicado llegar a un punto de entedimiento entre los defensores de la tradición taurina y los grupos animalistas. "No se qué arreglo va a tener esto", ha reconocido.