Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joel González: "Por fin hemos podido callar muchas bocas"

Joel González luchará por las medallas en la categoría -58kgReuters
El campeón olímpico de taekwondo en la categoría de -58 kilos, Joel González, consideró este jueves que con las medallas obtenidas en los Juegos de Londres por él y su compañera Brigitte Yagüe, quien se llevó la plata en -49 kilos, "por fin se han podido callar muchas bocas" y confió en que el éxito en esta cita "empuje un poco más" la disciplina que le ha dado la gloria.
En una rueda de prensa convocada en el Parque Olímpico tras la gesta de la noche anterior en el recinto ExCel, González recordó que el taekwondo español había venido obteniendo un notable éxito que, sin embargo, no se veía reflejado en atención mediática. "En 2009 fuimos segundos por equipos en los Campeonatos del Mundo, el año pasado también, es un trabajo muy bien hecho, teníamos sólo los Juegos pendientes y por fin hemos podido callar muchas bocas", declaró.
En este sentido, subrayó que "hay mucha gente buena en España que no puede venir, porque sólo hay dos plazas de chico y dos de chica por cada país". Sin embargo, tras la victoria en su estreno en unos Juegos y la actuación de una Yagüe que, después de perderse Pekín, lograba la plata en su primera final olímpica, "la gente ha visto que el taekwondo es un deporte bonito y que puede tirar". "Esperemos que estas dos medallas lo empujen un poco más", añadió.
Una opinión con la que coincidió la subcampeona olímpica. "España no sólo tiene fútbol, baloncesto y tenis, y estos Juegos han demostrado que hay calidad, que España tiene buen nivel en otros deportes que no son los tres que salen en los medios. Espero que nos hagan caso en más que cada cuatro años, si los medios se vuelcan un poco más, para nosotros mejor, y también para el espectador nacional, que puede tener otra visión que no la de los tres típicos deportes", aseguró.
Medalla importante para el taekwondo
En este sentido, Joel González consideró que llegar al escalón más alto del podio trascendía el éxito personal. "Es una medalla muy importante, no sólo para mí, sino para el taekwondo español, porque le da una importancia mediática y hace nuestros nombres y el de este deporte muy importantes", apuntó.
El director técnico de la selección, Jesús Tortosa, el responsable de llevar al taekwondo español a la posición que ocupa actualmente, subrayó, por su parte, que el éxito culminado en los Juegos era el fruto de la dedicación constante. "Este equipo de trabajo lleva siete años esperando este momento y es un largo período de tiempo, por lo que es una satisfacción que tantos medios muestren ahora interés en nuestro deporte", advirtió.
No obstante, el itinerario no concluye aquí, sino que, por el contrario, comienza. "Estas medallas crean unas expectativas, la de que sirvan para extender nuestro deporte, al que se dedica mucha gente, hay 50.000 licencias concedidas y unos 200.000 practicantes, pero a nivel mediático, quizá no cuenta con el reconocimiento que la trayectoria ha tenido desde hace mucho tiempo, para que sea un deporte popular al 100 por ciento", afirmó.
Jornada de reflexión
Aún así, hoy era una jornada para reflexionar sobre la gesta y Yagüe reconoció que todavía no era consciente y que estaba "en una nube". "No sé todavía el valor de la medalla, sí sé que he cumplido un sueño, el teléfono está que arde, tengo 400 'WhatsApp', mil emails, pero me daré cuenta en unos días", confesó. Una vorágine que hizo que le costase "bastante dormir, pero con la medalla colgada una duerme mucho mejor".
Más sencillo lo tuvo el campeón, que confesó que no se había acostado "hasta las tres de la mañana, por quedar con la alegría en el sofá, comentando la jugada". "Yo lo que pasa es que tuve un problemilla, y es que comparto habitación --en la Villa Olímpica-- con Nicolás García, que compite mañana, así que tuve que tirarlo todo así, a oscuras", reveló, si bien pasó una buena noche. "He dormido bien, que es lo que cuenta", recalcó, sobre todo después de que ambos hubiesen "reventado el McDonalds" del Parque Olímpico, según desveló Yagüe, tras jornadas de contención para mantener el peso reglamentario de la competición.
Al día siguiente, no obstante, era tiempo de reflexión y González aún tenía palabras de agradecimiento para quienes han contribuido a que se coronase en Londres. "El trabajo ha sido no sólo mío, sino de todas las personas que estaban alrededor. Si no, es imposible llegar. Esta medalla la tengo yo, pero es de muchas personas", aseveró.
Yagüe, por su parte, tuvo la clave tras los Juegos de Pekín, que se perdió por lesión. "Una persona me empujó a volver, pero me costó, tenía una lesión en la mano que no terminaba de recuperar, pero mi director técnico me llamó, me dijo que en Londres tenía opción, lo pensé, me recuperé de esa mano y fui campeona del mundo en el primer campeonato", recordó.
El miércoles, tras colgarse la medalla de plata, recibió otro "sueño". "Emilio Butragueño, me lo pasaron en la radio y me felicitó. Yo había pedido que si lograba medalla pudiera estar en el Santiago Bernabéu, con toda la peña madridista, así que Butragueño habló conmigo y me ha dado este sueño", confesó.