Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lady Gaga se cuela en una boda y paga una ronda de bebidas

En una boda, es de muy mal gusto quitar el protagonismo a la novia. Sin embargo, la de esta boda permitió ese lujo a alguien que, de todas maneras, seguramente se lo iba a quitar: la excéntrica Lady Gaga. Los novios, Courtney Jarman y Reece Kerr recibían a sus invitados en un hotel de Autralia, donde se encontraba alojada la diva con motivo de su gira mundial. Cortney, una gran fan de la artista neoyorkina, la vio pasar cerca del salón donde se celebraba el baile y exclamó emocionada "¡Es Lady Gaga!", según cuenta un invitado al Daily Mirror. Acto seguido y al escuchar a Cortney, Lady Gaga, que se dirigía a un concierto, se acercó a la novia y le dijo "¿Quieres una foto conmigo?", a lo que asintió. La cantante entonces "la besó en la mejilla y posó sonriente para la instantánea". Después, dio a la pareja su mejor deseo: "Tened buen sexo". Pero la cosa no quedó allí, ya que más tarde, la nueva diva del pop volvió a la fiesta para invitar a todos los invitados a una ronda de bebidas. Según otro de los invitados Lady Gaga gritó: "una ronda para todo el mundo". "Ella no tiene aires de grandeza. Es una gran chica", añade. Foto: Daily Mirror