Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lauren Bacall: 10 películas de la mirada que enamoró Hollywood

Rebautizada como 'The Look' por su imponente y seductora mirada, Lauren Bacall deja atrás un espectacular legado cinematográfico. Repasamos algunos de los trabajos más icónicos de una de las últimas grandes damas de la época dorada de Hollywood.
TENER Y NO TENER (1944)
Una jovencísima enamoró a la cámara y a Humphrey Bogart en su primera película. Él, el mito, no la soltó hasta el día de su muerte (1957) y ella, la cámara, tampoco. En la cinta dirigida por Howard Hawks Bacall ya nos regaló una secuencia y una frase para la historia: "Si me necesitas, solo tienes que silbar".
THE BIG SLEEP (1946)
Bacall volvió a exibir su atractiva mirada junto a su ya marido Bogart de nuevo a las órdenes de Howard Hawks en otra joya del cine negro basada en la novela de Raymond Chandler. Fue el inicio de un período prolífico de clásicos noir con Bogart.
CAYO LARGO (1948)
Dos años después la ilustre pareja se puso a las órdenes de otro mito del cine, John Huston, para ser secuestrados por una banda de gánstersen un hotel de la costa de Florida. En su autobiografía la actriz confesó que el rodaje de Cayo Largo fue una de sus experiencias cinematográficas "más felices".
CÓMO CASARSE CON UN MILLONARIO (1953)
Formó un inolvidable trío de cazafortunas junto a Marilyn Monroe y Betty Grable en esta comedia ligera que fue un gran éxito de taquilla de la época.
ESCRITO SOBRE EL VIENTO (1956)
En la cinta dirigida por Douglas Sirk Bacall dio vida a Lucy Moore, una secretaria que se ve atrapada entre el amor de dos hombres: un magnate alcohólico (Robert Stack) y su mejor amigo y empleado (Rock Hudson). Un melodrama que refleja la decadencia de la alta sociedad de Nueva York.
HARPER, INVESTIGADOR PRIVADO (1966)
Compartió planos con Paul Newman, otro mito de inolvidable mirada, en este thriller policiaco en el que la mujer de un multimillonario contrata a un detective privado para investigar su presuntamente accidental desaparición.
ASESINATO EN EL ORIENT EXPRESS (1974)
Bacall fue una de las muchas estrellas que poblaron esta adaptación de uno de los relatos más conocidos de Agatha Christie. Albert Finney, Ingrid Bergman, Sean Connery, Anthony Perkins, Vanessa Redgrave o Jacqueline Bisset fueron sus compañeros de viaje en esta cinta a la que la actriz aportó una enorme dosis de glamour y enpaque con su interpretación de la viuda señora Hubbard.
EL ÚLTIMO PISTOLERO (1976)
Junto a John Wayne y James Stewart, Bacall protagonizó este western crepuscular que narra la última caza de un legendario pistolero que regresa a su pueblo natal y se ve obligado a saldar todas las cuentas pendientes.
EL AMOR TIENE DOS CARAS (1996)
Se puso a las órdenes de Barbra Streisand para encarnar a la madre de la protagonista -interpretada por la propia Streisand- en esta comedia romántica con la que consiguió su primera y única nominación al Oscar como mejor actriz de reparto.
DOGVILLE (2003)
Uno de sus trabajos más arriesgados lo firmó a las órdenes de Lars von Trier en este descarnado y provocador drama minimalista protagonizado por Nicole Kidman. Bacall retomo su agrio papel en el particular universo creado por el director danés en la secuela, Manderlay.