Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lindsay Lohan luce su uniforme de presidiaria

La actriz se ha entregado a las autoridades californianas para iniciar su condena de 90 días en prisión por violar su libertad condicional después de ser detenida por conducir ebria en 2007.
Lohan llegó a los juzgados de Beverly Hills donde la esperaban decenas de medios de comunicación y algún fan que la recibió al grito de "Lindsay te quiero" junto con un cartel en el que se leía "Libertad para Lindsay".
La actriz, de 24 años, compareció ante la juez Marsha Revel para hacer efectiva la condena de prisión que le impuso el 6 de julio. Revel sentenció a Lohan a pasar 90 días en el centro penitenciario Century Regional Detention Facility en Lynwood, California, después de que la actriz violara su libertad condicional al no acudir a sus clases semanales de educación contra el alcoholismo.
En un centro de rehabilitación
Lohan ha pasado los últimos tres días en un centro de rehabilitación desde donde se trasladó hasta los juzgados para ser entregada a las autoridades que la trasladaron hasta la prisión en la que se calcula que al menos pase entre dos semanas y un mes.
Una vez en la calle, Lohan tendrá que pasar tres meses ingresada en un centro de rehabilitación y permanecer sobria durante el próximo año.
La juez Revel ordenó que Lohan sea sometida a controles aleatorios de drogas y alcohol hasta agosto de 2011, fecha en la que termina la vigencia de su libertad condicional. BQM