Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

López-Otín destaca importancia de la investigación básica y genómica en el abordaje clínico del cáncer

MADRID, 17 EUROPA PRESS El catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Oviedo, el doctor Carlos López- Otín, ha recordado que "la investigación básica, y en este caso la investigación genómica, es capital para el abordaje clínico del cáncer y más en concreto de las neoplasias hematológicas, entre ellas la leucemia linfática crónica".
MADRID, 17 EUROPA PRESS
El catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Oviedo, el doctor Carlos López- Otín, ha recordado que "la investigación básica, y en este caso la investigación genómica, es capital para el abordaje clínico del cáncer y más en concreto de las neoplasias hematológicas, entre ellas la leucemia linfática crónica".
En estos términos se ha referido durante el simposio 'Transformando la realidad. Un nuevo espacio en el tratamiento de neoplasias linfoides', organizado por Janssen y celebrado recientemente en Madrid, donde se pretendía, entre otros objetivos, analizar y profundizar en los cambios biológicos que ayudan a conocer este tipo de enfermedades.
En la base de este conocimiento se encuentra la investigación genómica, donde España ha sido pionera en el estudio de la secuenciación del genoma de la leucemia linfática crónica, a través de un proyecto, the CLL- ICGC Project. Este proyecto "se inició en 2009, implicando a diez países de todo el mundo. El objetivo era estudiar las diez neoplasias más frecuentes en todo el mundo, y el grupo español nos concentramos en el estudio de la leucemia linfática crónica", López-Otín.
Más de 200 especialistas en Hematología asistieron al simposio, donde se puso como ejemplo de resultados de la investigación básica en la consecución de dianas terapéuticas, el desarrollo de ibrutinib, una terapia que fue posible, "después de años de laboratorio"- recuerda el doctor López-Otín- y a partir del descubrimiento de una quinasa, la tirosin quinasa de Bruton o BTK, que forma parte de la ruta bioquímica de señalización del receptor de los linfocitos B (BCR)".
En palabras de López-Otín, la llegada de ibrutinib "va a proporcionar un regalo de vida para muchos pacientes", no solo de leucemia linfática crónica, sino también de linfoma de células del manto y macroglobulinemia de Waldenström, neoplasias para las que también está indicado y aprobado en España este tratamiento.
Durante el encuentro, los especialistas coincidieron en reconocer la relevancia de estos descubrimientos sobre la biología de las enfermedades neoplásicas para el trabajo de las compañías farmacéuticas en investigación y desarrollo de moléculas dirigidas a atacar dianas moleculares implicadas en la patogenia de las enfermedades, permitiendo así terapias más dirigidas y personalizadas.