Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madonna prefiere que le pase un tren por encima que volverse a casar

Madonna, que se prestó al espectáculo de David Letterman, desmintió rotundamente que se fuera a casar.telecinco.es
Madonna desmiente los rumores de boda con su novio brasileño. La reina del pop ha sido convincente: "¿Volver a casarme?, preferiría que me pasara un tren por encima". La cantante, que compartió el salón con el famoso presentador David Letterman,  negó cualquier posibilidad de un tercer matrimonio y se vio obligada a comer  delante de las cámaras. 
La noticia de su próxima boda con el modelo brasileño Jesús Luz fue publicada en días recientes.
Los medios hablaron de una ceremonia judía y hasta su biógrafo confirmó que Madonna estaba loca con su novio y ya pensaba en una boda por todo lo alto.
La cantante, con dos matrimonios anteriores, el primero con el actor Sean Penn y después con el cineasta Guy Ritchie, desmintió los rumores.
La estrella que se prestó al espectáculo entró en el plató sobre los hombros de un grupo de jugadores de Hockey para someterse a las exigencias del guión, según publica 'The Sun'.
Los tele espectadores tuvieron la oportunidad de ver a Madonna, una fanática de la vida sana y los alimentos macrobióticos,  zamparse varios trozos de pizza y beber algunos cócteles, junto al periodista.
Letterman, un provocador en toda regla, llamó varias veces a Madonna, por su sobrenombre, Madge, algo que no gustó a la cantante que lo atajó con un "sabes que odio ese infame Madge y que esa fue una de las razones por las que abandoné Reino Unido, así que no quiero oír esa palabra, otra vez".
Y para que no quedaran dudas explicó que la palabra tenía dos significados, uno para llamar a las aburridas amas de casas de mediana edad y otro,  la forma corta de llamar a su Majestad.