Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Marea Roja toma las calles españolas

La expectación por ver cómo iba a ser el comportamiento del equipo español frente a la selección portuguesa, selección que no había encajado gol alguno en la fase de liguilla en la que se enfrentó a Brasil, era máxima en el Fan Park de Madrid.
"Hay que ser optimista, lo veo un poco complicado, pero espero que ganemos", decía uno de los aficionados. Nervios, gritos y mucha emoción se vivió durante todo el partido, hasta que llegó el gol de Villa y la locura se apoderó de las miles de personas congregadas en le Bernabeu.

A partir de ese momento se desató el júbilo entre los aficionados y con el pitido final la 'Marea Roja' tomó el paseo de la Castellana que se llenó de banderas españolas.
Petardos y tracas en honor a Villa
En Valencia han celebrado la victoria española se ha celebrado a su manera, con petardos y cohetes que han empezado a sonar minutos después de acabar el partido por distintos puntos de la ciudad.
Tras el pitido final, los aficionados se han echado a la calle con sus coches para celebrar, con banderas y haciendo sonar el claxon. La plaza del Ayuntamiento de Valencia pronto se ha llenado de coches y aficionados con banderas españolas para celebrar la victoria ante Portugal, al igual que las principales arterias de la capital valenciana.
La alegría pasa fronteras
En Lisboa las caras de decepción y resignación eran la nota predominante. Las principales avenidas y plazas de la capital lusa, donde ondearon durante la jornada grandes banderas portuguesas, se hundieron en un silencio sepulcral que contrastaba con las expresiones de júbilo de decenas de hinchas españoles afincados en Portugal.
Pero la alegría por el gol de Villa también ha cruzado el charco y cientos de cubanos celebraron la victoria española a ritmo de vuvuzelas y percusión caribeña en una céntrica sala de cine de La Habana, que quedó abarrotada por los aficionados que asistieron a ver el juego en directo. BQM