Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Menores educados para delinquir

Tiene edad para estar loca por Hannah Montana y cursar cuarto de primaria pero en los diez años de esta niña, la única formación recibida es la que la instruye en moverse como un gato en una tienda en la está a punto de robar miles de euros. Una cámara de seguridad capta el relato de este robo en el que la menor, acompañada por dos mujeres adultas (su madre y su tía), entra en un estanco y consigue en pocos minutos hacerse con un botín.
Las dos cámaras captan toda la secuencia. El grupo entra en el estanco, justo cuando se encuentra atestado de clientes para lograr así despistar a los dependientes.
En cuanto entran, una de las mujeres y la menor se sitúan al fondo de la tienda mientras que la otra mujer llama la atención de los empleados solicitándoles que les cambie un billete de quinientos euros.
Le responden que no pueden cambiarle pero la mujer insiste, los demás clientes esperan su turno pero se impacientan.
Durante esta confusión la niña se esconde en el mostrador y espera el momento adecuado para entrar en la oficina donde se guarda el dinero.
"La niña sabía en todo momento donde se tenía que poner y lo que tenía que hacer. Lo tenía todo calculado y estaba adiestrada. Se notaba que lo había hecho muchas veces", cuenta una de las dependientas que estaba atendiendo en ese momento.
Los empleados han analizado el video una y otra vez y aún no salen de su asombro: "yo, cuando vi que había sido ella no me lo podía creer, me impacto mucho. Una niña de 10 años, cuando tenga 15 qué va a ser capaz de hacer. Tiene edad de estar en el colegio no robando", añade.
El propietario del establecimiento, que no se encontraba en el estanco en ese momento, llegó minutos después y avisó a la policía: "tuvimos suerte porque un comerciante de otra tienda las había visto montarse en un taxi y tuvo la idea de anotar la matrícula, así que la policía pudo detenerlas en el taxi y recuperar el dinero".
Ahora la niña está en su casa, custodiada por los mismos padres que la obligan a robar y predestinada al mismo futuro de delincuencia.
Los niños menores de catorce años son inimputables penalmente, es lo que señala la vigente ley del menor, que protege a los menores de edad pero que al tiempo impide que se pueda actuar sobre ellos antes de los 14 años.
El inspector jefe del Grupo de Menores de la Policía Nacional de Madrid (GRUME), José Andrés Fernández Salagre, asegura que no hay que olvidar que estos niños son víctimas de los adultos que los manipulan: "son víctimas porque crecen en un ambiente que les prepara para ser infractores. Los menores de edad terminan siendo carne de cañón".
Víctimas o responsables, el debate sobre los menores infractores sigue abierto y quienes quieren se preocupan por ellos y su futuro dudan entre las responsabilidad de proteger a los menores y la obligación de cuidar también de las víctimas.
Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.