Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los fans de Michael Jackson protestan por el último capítulo de South Park

El último capítulo de la controvertida serie 'South Park' ha enfurecido a los fans de Michael Jackson, que han exigido a los creadores que dejen descansar en paz al Rey del Pop. En el polémico episodio, titulado 'En ocasiones veo famosos muertos' (una parodia de la película 'El Sexto Sentido'), aparece el fantasma de Jackson, quien asegura estar vivo. El espíritu del cantante se escapa del purgatorio y posee al hermano pequeño de Kyle, uno de los protagonistas de 'South Park'.
El niño, poseído por Jackson, se levanta de la cama gritando: "¡Veis, os dije que no estaba muerto, soy un niño! ¡Vamos a jugar!", mientras canta y realiza parte de sus famosas coreografías.
Finalmente, el resto de personajes acuden en la ayuda del personaje poseído, y logran convencer al espíritu de Jackson de que lo van a presentar a un concurso de belleza. En realidad, le meten en un autobús que conduce al purgatorio, aunque acaba desviándose al infierno.
Los fans de Michael Jackson están ofendidos por la manera en que se le presenta en la serie, y han acusado a sus creadores de haber mostrado poca sensibilidad hacia la muerte del cantante. Según 'Contactmusic', uno de sus seguidores llega a afirmar "Esto es una deshonra. Michael ya tuvo una existencia suficientemente dura. ¿Por qué no le dejan descansar en paz?".
Claro que Michael no es el único al que Matt Stone y Trey Parker, creadores de 'South Park', dirigen su atención. Otros famosos también fallecidos este año, como Patrick Swayze y Farrah Fawcett, también aparecen en el capítulo.
Eso sí, la aparición de David Carradine es quizá la que más controversia pudiera generar. La estrella de Kung Fu, que murió ahorcado en un hotel tailandés en medio de unas supuestas prácticas sexuales, aparece dentro de un armario y todavía colgando de una soga vestido con medias y tacones.