Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miley Cyrus: "No trato de ser una prostituta"

La sensación adolescente Miley Cyrus todavía sigue dejando boquiabierto a más de uno con su transformación radical. Ha sido muy criticada por pasar, de la noche a la mañana, de ser la inocente Hanna Montana a presentar una imagen más adulta, obscena para muchos, mientras gran parte de su público continúan siendo niños y adolescentes. Miley, quien no piensa ceder para calmar este aluvión, continúa su batalla contra sus críticas en defensa de su nueva imagen.
"No trato de ser como una prostituta. Mi intención no es ir a una discoteca y ligarme a un grupo de chicos", afirma Cyrus tajante defendiendo su nuevo estilo.
"Lo único que intento es que mi forma de vestir vaya acorde con mi música", añade. Y es que Miley presentaba un nuevo sonido con su último single 'Can't Be Tamed', pero su imagen de mujer fatal a los 17 años en el videoclip eclipsó cualquier otra novedad.
La joven artista además está encantada con su físico y no duda en explotarlo. "Estoy muy a gusto con mi cuerpo, trabajo muy duro para estar en forma y saber que puedo vestir cualquier cosa que me haga estar más cómoda", declara. "Me siento más cómoda vistiendo menos ropa. Siempre he sido así. Ahora puedo hacerlo con un poco más de libertad".
La cantante se presentó en Rock in Río Lisboa con un look y una actitud de lo más provocadores que no pasó desapercibido. No dudó en repetir el espectáculo en la edición española del festival. Sin tener en cuenta que actuaba en el 'día de la familia' del Rock in Río Madrid y de que miles de menores la esperaban entre el público, Miley volvió a mostrar su lado más salvaje y lascivo.
Además, unas imágenes de la cantante bailando de forma muy sensual con un hombre de 44 años no hizo más que incrementar la polémica.