Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mireia Belmonte inaugura el medallero con una plata en 200 mariposa

Mireia Belmonte, medalla de plata en 200 metros mariposatelecinco.es
La nadadora Mireia Belmonte ha conseguido la primera medalla para España en los Juegos Olímpicos de Londres tras llevarse la plata en la prueba de 200 metros mariposa, donde estableció el récord de España con un tiempo de 2:05.25.
Las finalistas chinas se postulaban como máximas favoritas para una prueba en la que Belmonte mantenía pocas esperanzas dado el gran nivel de las aspirantes. Sin embargo, la de Badalona arriesgó desde el primer momento para entrar a formar parte de la historia en la segunda final que disputa en estos Juegos tras el fiasco en los 400 estilos.
Mireia salió rapidísimo y, tras situarse en segundo lugar por detrás de la china, en seguida tomó los mandos de una carrera que lideró con autoridad. Con la medalla prácticamente asegurada, el metal cambió de color en la recta final de la carrera, cuando Jiao, con un rapidísimo 'sprint' final, desbancó a Belmonte de la primera posición.
Además de colgarse la primera medalla para España, la nadadora ha conseguido batir el récord de España al firmar un tiempo de 2:05:25. Para lograr el oro, la china alcanzó un crono de 2:04:06, mientras que la japonesa Natsumi Hoshi se hizo con un tiempo de 2:05:48 para colgarse la medalla de bronce.
De esta forma, Mireia ha conseguido la quinta medalla en natación en la historia de España en unos Juegos Olímpicos. Belmonte releva así a Nina Zhivanevskaya, bronce en Sidney 200, y anteriormente a Martín López-Zubero, que se colgó el oro en Barcelona '92, en los 200 espalda.
Más atrás quedan los bronces de Sergio López, en Seul '88, y del hermano mayor de López Zubero, David, que en los 80', salió de Moscú con la dulzura del podio como botín.