Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mogg (UE) avala el superregulador español si es independiente y efectivo

El presidente de los reguladores energéticos de la UE (CEER), John Mogg, ha avalado el nuevo superregulador español, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), si es independiente políticamente y cuenta con recursos suficientes para actuar eficazmente.
En declaraciones a la prensa tras intervenir en en el II Simposio Internacional Funseam 'Innovación y sostenibilidad energética' en el Parc Científic de Barcelona, ha evitado valorar la CNMC y ha señalado que la UE solo obliga a que cada Estado tenga un regulador energético, pero cada país tiene soberanía para decidir cómo lo implementa y si es único o compuesto.
Ha explicado que Alemania y Holanda también tienen reguladores compuestos, por lo que España no es un caso único, y que un regulador compuesto puede favorecer sinergias, dadas las interdependencias actuales entre sectores, como la energía y las telecomunicaciones.
En su conferencia, ha aseverado que "los reguladores independientes serán cruciales en el futuro, y a nivel nacional a veces pierden su independencia, y la intrusión política no es buena para la mejora de la situación".
MAITE COSTA
La expresidenta de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) --ahora integrada en la CNMC-- Maite Costa ha señalado a Europa Press la "complejidad" de gestionar todos los ámbitos que ahora son responsabilidad de la CNMC.
Además, ha considerado que la regulación "debe incorporar nuevos aspectos vinculados a la innovación" en el ámbito energético, además de velar por la garantía de suministro, la calidad del servicio y la competitividad.
La también directora de la Cátedra de Sostenibilidad Energética de la UB ha incidido en que la innovación aplicada a la energía debe tener apoyo público, además de la iniciativa privada, para afrontar los retos del sector, mejorar la eficiencia y reducir los efectos sobre el medio ambiente.
Costa defiende que la innovación debe ser transversal y no aplicarse solo a la generación, sino también a la distribución y al consumidor final, para que los ciudadanos y empresas tengan información --a través de las 'smart greeds' y contadores inteligentes-- y puedan autogestionar su consumo para hacerlo más eficiente.