Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mosley no renunciará a menos que lo pida la mayoría de miembros de la FIA

Max Mosley ha anunciado a través de una carta dirigida a todos los presidentes de clubes de la FIA, que no renunciará a su cargo "a menos que lo pida una mayoría de miembros". Ante la próxima celebración, el próximo 3 de junio, de una Asamblea General Extraordinaria en París, Mosley asegura, en su misiva "aclaratoria", "sentir mucho" que la publicación de detalles de su vida privada hayan causado "tantos inconvenientes y desconcierto".
"Si la Asamblea General está de acuerdo, continuaré hasta octubre de 2009 dejando casi toda la representación pública de la FIA a los dos vicepresidentes. Esto me dará el tiempo que necesito para avanzar en las negociaciones actuales y para proseguir con los procedimientos legales que he iniciado contra aquellos que han causado tantos inconveniente y desconcierto innecesario", detalla.
Además, Mosley sugiere que, de este modo, se llevará a cabo "una transición gradual y ordenada para una nueva presidencia" ya que si debiera renunciar antes del fin de su mandato, en 2009, sería "una irresponsabilidad" debido a las numerosas negociaciones que actualmente están en marcha, "todas ellas de fundamental importancia para la FIA".
Entre las negociaciones, Mosley destaca "el acuerdo por 100 años entre la FIA y los Titulares de los Derechos Comerciales de la Fórmula Uno" y otro acuerdo comercial a largo plazo para el Mundial de rallys.
Mosley acusa "a los que deliberadamente se han propuesto desestabilizar a la FIA en un momento tan crucial de sus historia" y recuerda que "la presidencia es un puesto muy delicado que requiere dedicación y a tiempo completo".