Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Organizaciones de consumidores denuncian a McDonald's por prácticas anticompetitivas en la UE

Tres organizaciones de consumidores italianas, con el apoyo del Sindicato Internacional de Empleadores de Servicios (SEIU en sus siglas en inglés), han denunciado ante la Comisión Europea a McDonald's por presunto abuso de su posición dominante en el mercado europeo de comida rápida y por "distorsionar la competencia" y perjudicar tanto a los consumidores como a sus propias franquicias.
En concreto, las organizaciones Codacons, Movimento di Difesa del Cittadino y Cittadinanzattiva instan al Ejecutivo comunitario a actuar contra los contratos "ilícitos y restrictivos" que el grupo "impone" a sus propias franquicias, lo que afecta negativamente a la elección del consumidor, los precios y la calidad del servicio y de los alimentos en Europa.
Bruselas ha confirmado más tarde que ha recibido esta denuncia y que está analizando su contenido. De confirmarse estas prácticas, la denuncia calcula que McDonald's se podría enfrentar a multas de hasta el 10% de su facturación global, que equivaldría a 9.000 dólares según las ventas de 2014.
Así, las organizaciones critican que las franquicias están "encerradas" en el sistema de la multinacional mediante "términos onerosos" y alquileres de propiedad. En este sentido, aseguran que McDonald's, además de ser la única compañía de alimentación que obliga a sus franquicias a alquilar inmuebles de su propiedad, lo hace cobrando "rentas excesivas", hasta 10 veces por encima de los precios de mercado.
Estos ingresos, han argumentado las organizaciones, son "un vehículo para obtener beneficios económicos que restringe la libertad empresarial de las franquicias". "Cobrando estas rentas excesivas, McDonald's obtiene una ventaja financiera desproporcionada e injustificada sobre otras empresas", han defendido en un comunicado.
De la misma forma, la denuncia de las tres organizaciones apunta también que las condiciones de los contratos de la multinacional estadounidense con sus franquicias limitan la capacidad de las segundas para cambiar a otras marcas comerciales, un aspecto que "impide la efectiva competencia entre cadenas".
Entre las condiciones excesivas en estos contratos, las organizaciones han subrayado cláusulas de permanencia de hasta 20 años de media, cláusulas de no competencia de uno o dos años, altos pagos por derechos y otros honorarios, provisiones estrictas de rescisión de contratos, entre otras.
Por otro lado, las organizaciones de consumidores italianas argumentan que estos términos en los contratos con las franquicias incrementan las dificultades económicas de las mismas, unos resultados financieros "más pobres" que otros competidores y una mayor probabilidad de quiebra.
"Apoyamos plenamente a estos grupos de consumidores con esta denuncia. El abuso de la posición dominante por parte de McDonald's hiere a todos: las franquicias, los consumidores y los trabajadores", ha señalado el director de organización de SEIY, Scott Courtney, a la vez que a instado a la Comisión Europea "a investigar los cargos y a hacer uso de todos sus poderes para hacer a McDonald's responsable, incluyendo una sanción máxima de 9.000 millones de dólares como establece la ley de la UE".