Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paris Hilton cuenta en Twitter como tras su viaje a Guatemala ve "la vida de forma muy distinta"

Paris Hilton aterriza en el mundo real. La millonaria, que ha realizado un viaje a Guatemala, uno de los países más pobres de Latinoamérica, ha contado en Twitter esta experiencia que le ha hecho ver "la vida de una forma muy distinta". La heredera del imperio hotelero participó en una cena benéfica y aprovechó para visitar varios poblados indígenas, donde se hizo algunas fotos que colgó en la red social.
Para no exagerar con eso de la solidaridad, Hilton que viajó acompañada por dos amigas y sus habituales guardaespaldas, se hospedó en un hotel de cinco estrellas a 45 kilómetros al oeste de la capital.
Como ya es costumbre, en cada uno de sus viajes, la millonaria contó paso a paso todas sus actividades en Twitter, donde se puede leer. "Es una ciudad muy bonita, la gente es muy amable.  Anoche volé a Centroamérica y he tenido un día muy ocupado, inspirador y productivo. Estoy cansada pero feliz de estar aquí".
Eso lo escribió el viernes, el día en que voló en helicóptero hasta una comunidad indígena a orillas del lago de Atitlán, donde se hizo unas fotos de la mano de una niña y preguntó en qué trabajabn las mujeres.
Los poblados pobres de Guatemala fueron los que inspiraron las frases más gastadas a la rubia modelo, del tipo "¡La gente es alucinante y muy bella!", "poder arrancarles una sonrisa ha sido alucinante", "debemos estar agradecidos por lo que tenemos y aprender a compartirlo con los que son menos afortunados que nosotros".
Lo mejor es que Paris Hilton, ha descubierto que existe otro mundo, más allá de los programas en los que participa, las playas de Dubai y los extra lujosos hoteles Hilton.
Eso, al menos parece, cuando escribe sobre la gente de Guatemala: "Su fortaleza e inocencia me han enseñado que las cosas por las que nos preocupamos en nuestra vida diaria no son nada si las comparamos con las que ellos tienen que vivir cada día. El día de hoy realmente me ha abierto los ojos. Esos niños me han tocado el corazón y el alma. Ahora veo la vida de una forma muy distinta".