Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pekín considera "ridículo" condicionar el retorno de las obras de YSL

El Gobierno chino exigió hoy a Pierre Bergé, compañero del fallecido modista francés Yves Saint Laurent (YSL), la devolución de las reliquias chinas que va a subastar esta semana y calificó de "ridículo" condicionar su retorno a China a los derechos humanos.
"Infringir los derechos culturales del pueblo chino bajo el pretexto de los derechos humanos es ridículo", señaló hoy el nuevo portavoz del Ministerio Chino de Asuntos Exteriores, Ma Zhaoxu, en una rueda de prensa.
Bergé aseguró el pasado viernes que contempla la posibilidad de "donar" a las autoridades chinas las dos piezas de su colección privada que le reclaman, y que semana saldrán a subasta esta semana en la sala Christie's en el Gran Palais de París, "si se comprometen a respetar los derechos humanos".
Las piezas en cuestión son una cabeza de rata y otra de conejo en bronce del antiguo Palacio de Verano de Pekín, valoradas en unos diez millones de euros (casi 13 millones de dólares) cada una, que fueron robadas por las tropas franco-británicas hace 150 años durante la segunda Guerra del Opio (1856-1860).
En este sentido, el portavoz Ma acusó a "los poderes imperiales occidentales" de haber "saqueado una buena parte del patrimonio cultural chino en la Historia Moderna", entre ellas, "las del Palacio de Verano", y exigió su devolución.
El portavoz chino sugirió que la subasta de dichas piezas, incluidas en la colección privada del prestigioso modisto, infringe las leyes internacionales sobre patrimonio cultural.
Además, agregó que su Gobierno ya ha realizado algunas peticiones y que por esa vía china ha recuperado "de forma exitosa muchas partidas perdidas ilegalmente en el extranjero".
Ma expuso hoy su postura ante el conflicto, señaló que su patrimonio cultural es "un derecho inalienable del pueblo chino", que la subasta era "una ofensa contra el pueblo chino".
Bergé señaló la semana pasada a una emisora francesa que ambos bronces fueron objeto de saqueo como otras muchas piezas que se encuentran en todos los museos del mundo y que ahora pueden comprarse o venderse con libertad.
Un grupo de abogados chinos litiga contra Bergé para exigir la devolución a Pekín de las dos reliquias, parte de la valiosa colección de 700 obras de arte puestas a subasta por Bergé a raíz de la muerte de Saint Laurent en junio del año pasado.