Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Prado adquiere 'La Virgen de la Granada' a la Casa de Alba

El Real Patronato del Museo del Prado ha aprobado la adquisición de 'La Virgen de la Granada' por 18 millones de euros, un precio calificado desde la pinacoteca como "de caballeros y mecenas", ya que su valor estimado podría estar entre ocho y nueve veces superior, según confirmaron a Europa Press fuentes del museo.
El propio director del museo, Miguel Zugaza, ha reconocido "desconocer" cuál es el valor de esta pintura, ya que "no ha sido una operación de mercado, sino que se ha hecho con sentido de Estado". El Patronato del Museo también ha nombrado en esta misma reunión patrono de honor al Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart Y Martínez de Irujo, vendedor de la obra.
La financiación de la adquisición se producirá en los próximos cuatro años y correrá a cargo del Estado --diez millones de euros con un crédito extraordinario--, la Fundación Amigos del Museo del Prado --cuatro millones de euros-- y el propio museo --otros cuatro millones de euros--.
Además de esta obra, la operación se cierra con la donación del Duque de Alba de otra tabla de Fra Angelico 'Funeral de San Antonio Abad', una predela con el tema de la muerte del santo cuyo reciente estudio ha permitido también su atribución al autor italiano.
Las mismas fuentes del museo ya precisaron que aunque la oferta de compra partió del Museo, fue la Casa de Alba la que ofreció las obras. "Es un sueño de operación, el duque aceptó la valoración del museo aún reconociendo la extraordinaria rareza de la pintura", ha añadido Zugaza.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha insistido en que se trata de "una joya", resaltando que el precio final pagado por el Estado "no será un gasto, sino una inversión de todos los españoles y para siempre".
El director adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado, Miguel Falomir, ha explicado las características de esta pintura, conocida como 'La Madonna de la Granada', pintada en la década de 1420 coincidiendo con la eclosión del Renacimiento.
En un "perfecto" estado de conservación --beneficiada posiblemente por el hecho de haber tenido solo dos dueños--, 'La virgen de la Granada' únicamente ha presentado daños en el soporte por un ataque de termitas, aunque ha sido "totalmente controlado".
PERIODO DE FORMACIÓN Y RIQUEZA DE MATERIALES
La obra fue comprado por el XIV Duque de Alba en Florencia en el año 1817. "No sabemos para quién fue pintada, pero sí que tiene características que nos permiten deducir que fue para alguien con empeño en tener la obra", ha resaltado Falomir, quien ha apuntado que la obra podría haber salido "temprano" de Italia por esos motivos estéticos.
"Esto se debe la riqueza de materiales (el uso abundante del oro, incluso el que no se ve debajo de las ramas, a los pies de la virgen) y la enorme cantidad de horas de trabajo en su ejecución. "De hecho, la obra nos habla de la formación inicial de Fra Angelico como miniaturista", ha apuntado.
La granada es el eje central de la pintura, ya que era un fruto con tradición simbólica que en el contexto religioso --y en manos de la virgen-- alude a la propia virginidad, además de la redención y la resurrección, con la presencia del niño.
LAS 'LAGUNAS' DEL QUATTROCENTO
A su entender, con esta adquisición y la cesión de la otra tabla el museo se "permite paliar las lagunas" en la colección del 'quattrocento', "que es pequeña aunque con obras extraordinarias". Respecto al 'Funeral de San Antonio Abad', ha reconocido que ha suscitado "menor interés" entre los especialistas.
"También es de la misma década aunque está en peor estado de conservación, ya que debió sufrir durante la Guerra Civil un golpe que afectó a los rostros de los frailes". A pesar de desconocerse también para quién fue pintada, Falomir ha reiterado que todas su características técnicas "invitan a pensar" que es de Fra Angelico, como por ejemplo el uso de una tela colocada entre el panel, la superficie de madera, y la capa de yeso.