Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renault prepara otra evolución para Silverstone

El R-28 de Fernando Alonso, en Mónaco. FOTO: Archivo.telecinco.es
El 6 de julio es otra de las fechas marcadas en rojo en el calendario de Renault. Y es que si nada lo impide, el Gran Premio de Gran Bretaña será el lugar donde se verá la próxima gran evolución del R-28. Si hasta ahora los resultados de las anteriores mejoras no han sido los deseados, se espera que Silverstone sea el verdadero punto de inflexión de la escudería francesa.
La próxima evolución se centrará en mejorar la capacidad de tracción del monoplaza con una nueva suspensión trasera que continúe mejorando la aerodinámica del R-28. En Montmeló ya se presentó delantera y los resultados fueron satisfactorios, a pesar del abandono de Alonso durante la carrera.
En Renault están convencidos de que este amortiguador inercial en la parte trasera del monoplaza mejorará notablemente sus prestaciones, sobre todo en la capacidad de tracción (que como se pudo ver en Mónaco, es bastante débil) y en el funcionamiento de los alerones.
Otro de los puntos a mejorar es el agarre del R-28. A día de hoy es uno de los mayores defectos del monoplaza de Alonso. A pesar de que se ha mejorado la entrada a curva, los adelantamientos son prácticamente imposibles, por varias razones: En recta lo impide la falta de velocidad punta, y en curva, si Alonso arriesga demasiado, pierde el control del coche, como le ocurrió en Montecarlo cuando intentó pasar a Heidfeld.
En Enstone están seguros de que estas nuevas mejoras en la tracción y en la aerodinámica les harán ganar cerca de cuatro décimas por vuelta, con que estaría en condiciones de luchar de tú a tú con los BMW. Pero también estaban convencidos de la mejora en Mónaco... y no hace falta recordar lo que pasó.
JNP