Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lluvia se alía con Reutimann para su primer triunfo en la NASCAR y Montoya fue octavo

El estadounidense David Reutimann tuvo como aliado a la lluvia para conquistar su primera victoria en la Sprint Cup en la carrera de Nascar de Charlotte, donde el piloto colombiano Juan Pablo Montoya quedó octavo.
Después de dos días seguidos de lluvia, de haber impedido la celebración de la carrera más larga de la competición NASCAR, serie Sprint Cup, al final también iba a ser protagonista el elemento climatológico al no dejarla concluir, pues sólo se pudieron completar 228 vueltas de las 400 establecidas.
Reutimann, que antes que la carrera fuese suspendida definitivamente por lluvia, tomó el liderato, luego miró al cielo gris para esperar el desenlace final que le fue completamente favorable.
Nadie sabía como iba a concluir esta lucha con la lluvia, pero lo que sí dejó fue el primer triunfo de Reutimann en la serie Sprint Cup, lograda en el Lowe's Motor Speedway y en la tradicional carrera de Coca-Cola 600.
"Estas cosas no suelen suceder a menudo", comentó Reutimann, de 39 años, que nunca había tenido un golpe de suerte ni tampoco destacado. "Que haya pasado ahora, no hay explicación".
Pero la festividad del Memorial Day del 2009 será siempre recordado por Reutimann, que después de 75 carreras, tres aplazamientos por lluvia, un momento de silencio, y una riña con Tony Stewart, más dos horas de espera, le permitieron lograr su primer triunfo.
Los responsables de la carrera declararon a Reutimann como ganador cuando el último pronóstico del tiempo indicaba que sería imposible completar la prueba más larga de la temporada por culpa de la lluvia.
Los conductores aceptaron con resignación la decisión después de haber estado durante los dos últimos días con la misma incertidumbre, que forzó a los organizadores a posponerla del domingo al día del Memorial Day, por primera vez en sus 50 años de historia.
"No es lo más bonito ganar así, pero alguien tiene que ganar", comentó Reutimann. "Cuando imaginas ganar tu primera carrera de la Copa Sprint, piensas en otros escenarios, pero de cualquier forma siempre es difícil y ahora debo disfrutar de la victoria".