Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera Ordóñez está "lleno de hematomas" tras el percance del lunes, según su apoderado

El diestro Francisco Rivera Ordóñez, que resultó volteado espectacularmente ayer cuando se disponía a entrar a matar al primero de la tarde en la plaza de la Maestranza de Sevilla, tiene "el cuerpo lleno de hematomas", según ha declarado a Efe su apoderado Manolo González.
El torero pasó la noche dolorido y con molestias por la paliza, en la que llegó a ser empitonado y recogido hasta tres veces sin que los cuernos lograran hacer carne, quedando trabados por las entretelas del vestido de torear, que quedó destrozado.
Según Manolo González, "a pesar de la paliza tan grande que recibió, Dios puso la mano y gracias a su fortaleza física no tiene nada roto aunque tiene el cuerpo lleno de hematomas. Afortunadamente todo ha quedado sólo en la paliza".
González ha recalcado que "se ha escapado de milagro. El toro le dio por todos lados. Fue una cosa muy fea y nos asustamos una barbaridad, parecía que tenía el pitón metido por la espalda. Fue una cogida espeluznante".
El apoderado del mayor de los Rivera Ordóñez ha señalado que el torero espera poder volver a la actividad el próximo viernes en el ruedo alcarreño de Almoguera.