Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roko: "No soy una moderna, me considero una artista de las antiguas"

Roko inicia una nueva fase de su carrera con la publicación el 4 de noviembre de su álbum debut, '3 2 1: Roko', integrado por once canciones que suenan actuales pero miran sin tapujos a décadas pasadas. "No soy una moderna, me considero una artista de las antiguas", recalca a Europa Press esta polifacética artista, que se consagró en Antena 3 como ganadora del programa 'Tu cara me suena'.
"Siempre me han gustado los arreglos de los sesenta, de la Motown, que es de donde parte todo y a lo que siempre se vuelve de manera cíclica. No me me dejo llevar por las modas, aunque sé lo que suena ahora. Tengo muy claras las referencias que me han acompañado toda mi vida, y al mismo tiempo quería que sonaran actuales", explica Rocío Pérez Armenteros, nombre real de Roko.
Producido por Antonio Ferrara, este primer trabajo discográfico se ha grabado entre Granada, Madrid, Almería, Tarifa y Los Ángeles, y cuenta con canciones de la propia artista y con otras de autores como Antonio Martínez Ares (Pasión Vega, Pastora Soler), Juan Mari Montes (Miguel Bosé, Ana Belén), Luis M. Ruiz (Sergio Dalma) y Antonio Ferrara (Malu, Manuel Carrasco).
Sobre su debut discográfico después de alcanzar el éxito catódico, Roko señala que sus años en televisión le han servido "de ayuda económica", para que la gente la conozca y "adquirir soltura", al tiempo que aclara que antes de lograr la popularidad, llevaba ya diez años en el mundo de la música, "haciendo coros o maquetando para otros artistas".
Además, para Roko este álbum ha sido una liberación después de una larga temporada imitando a otros artistas, por lo que lo que más valora es "la libertad" que ha tenido para expresarse, "tanto en las letras como en la música y la imagen". "Todo lo he hecho de manera artesanal, pasito a pasito", apostilla, al tiempo que manifiesta su empeño en lanzar al mundo un mensaje alegre y positivo.
DEJAR DE SER UNA "CHICA DE TELEVISIÓN"
Con el público más que acostumbrado a verla en televisión, para Roko el mayor reto en su primer disco es que dejen de verla como "una chica de televisión" y pasen a considerarla una "artista". "Puedo imitar o ser actriz, pero también tengo un lenguaje y un mensaje que dar con mi música, que es la que en un primer momento me llevó a la televisión, pues yo llevaba ya mucho tiempo componiendo y sabiendo lo que quería, aunque no haya podido hasta ahora", resalta.
Tiene por delante, por tanto, una tarea gustosa pero compleja, pues no resultará sencillo que sus seguidores, que van "desde niños a abuelos", se acostumbren. "La industria musical siempre busca el target de público concreto, pero yo nunca me he fijado en eso. Siempre he ido a corazón abierto y esa puede haber sido un poco la clave del éxito", reflexiona.
En cualquier caso, asegura que de un tiempo a esta parte se está dedicando a preocuparse "menos y jugar más", precisamente porque, a su juicio, "la gente necesita más verdad y diversión". "El arte es darte como eres y que la gente responda libremente", agrega, para después confesar que le encanta relacionarse con sus seguidores en las redes sociales de maneras imaginativas.
"Las redes sociales también forman parte de mi trabajo y hay que dedicarle tiempo, porque tienes que intentar inventar cosas y no resultar cansina. Me quita energía, pero a la vez también me la da", asegura, para después admitir que el apoyo de su círculo cercano y de sus fans es el que le anima a continuar en los momentos "de bajón".
De cara al futuro, Roko no cierra puertas a un posible regreso a la televisión, aunque apunta que actualmente está totalmente concentrada en el lanzamiento de su álbum. Y si en el horizonte aparece la posibilidad de trabajar en Broadway, tampoco perderá la oportunidad de cumplir uno de sus mayores sueños. "Y ya si puedo hacer mi propio musical, sería la bomba", sentencia entre constantes y persistentes risas.