Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Soria afirma que no puede querer nada malo para Canarias cuando le han "salido los dientes" en sus playas

El ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, descartó que pretenda promover la instalación de plataformas petrolíferas en las playas canarias como esgrimen los que rechazan las prospecciones en la zona, y afirmó que él no puede querer nada malo para Canarias cuando le han "salido los dientes" en sus playas.
Soria reconoció que se puede hacer un mayor esfuerzo de pedagogía y explicación sobre este asunto, pero asumió que no puede competir con un Gobierno autonómico "que dice que pretendo poner plataformas petrolíferas en las playas de Canarias".
"No se está diciendo la verdad. Yo, que soy canario, que me han salido los dientes en una playa de Canarias, ¿voy a querer algo malo para Canarias?", cuestionó en declaraciones a RTVE recogidas por Europa Press.
Así, calificó de "demagógicos" los argumentos utilizados por el Gobierno canario sobre esta cuestión y recordó que en el programa de Coalición Canaria (CC) a las últimas elecciones autonómicas figuraba el apoyo expreso a las prospecciones petrolíferas, algo que respaldaba por aquel entonces "con los ojos cerrados" el PSOE, socio de CC en el gobierno regional. "Ahora su posición ha cambiado", indicó.
A este respecto, explicó que el Gobierno de la nación se encontró con que había un operador a 50 kilómetros de Canarias -en alusión a Repsol-, al otro lado de la mediana de las aguas donde Marruecos lleva también a cabo sus prospecciones, y avanzó que en noviembre se iniciarán los sondeos en dichas aguas territoriales.
Indicó que si dichas prospecciones pusieran de manifiesto la ausencia de crudo se abandonarían los trabajos "desgraciadamente", porque los habitantes de las islas, donde hay una tasa de paro del 33%, no podrían beneficiarse de esa fuente de actividad y riqueza.
"Si hay crudo, se iniciaría un proceso más largo y arduo, en el que el operador tendría que solicitar permiso para explotarlo comercialmente", señaló.