Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Steven Tyler entra en una clínica de rehabilitación

El cantante de Aerosmith Steven Tyler ingresó en una clínica de rehabilitación para ser tratado de la adicción a los analgésicos que toma para tratar lesiones sufridas durante sus actuaciones en los escenarios, informó la revista People.
"Con la ayuda de mi familia y el equipo de profesionales médicos asumo responsabilidad por la gestión de mi dolor y estoy deseoso de regresar a los escenarios y al estudio de grabación con mis compañeros de banda Joe Perry, Joey Kramer, Tom Hamilton y Brad Whitford", dijo Tyler en un comunicado enviado a People.
"Me encanta Aerosmith. Me encanta ser el principal cantante de Aerosmith", añadió Tyler en el comunicado. "Estoy agradecido por todo el apoyo y cariño que estoy recibiendo y me comprometo a solucionar las cosas", concluyó.
Liv Tyler, hija del cantante, señaló en declaraciones a la revista que toda la familia respalda la decisión de su padre de recibir tratamiento para superar su adicción.
"Es un hombre valiente. Lo queremos y estamos orgullosos de que esté recibiendo ayuda para lidiar con su dolor", afirmó la hija del miembro de Aerosmith.
Tyler, de 61 años, ha sufrido varias heridas durante la última década que lo han dejado con un "severo dolor crónico" y necesitará intervenciones adicionales en sus rodillas y pies, según su doctor, Brian McKeon, profesor de ortopedia en la Escuela de Medicina Tufts (Massachusetts).
McKeon indicó en declaraciones a People que el gestionar y controlar el dolor de Tyler ha sido "desafiante".
"Pese al uso de terapias alternativas y el diseño de zapatos a medida por un equipo de ingenieros de Timberland, el dolor de Steven ha avanzado", dijo McKeon.
El médico hizo hincapié en que el tratar de reducir el dolor de su paciente y evitar la adicción es un ejercicio difícil y calificó de "admirable" la perseverancia de Tyler.