Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Superará España la 'maldición' de los cuartos?

La selección española arrastra la maldición de los cuartos. El escalón que está llegando a convertirse en un trauma psicológico. La afición además, no olvida. La Eurocopa 2008 también se presenta con la esperanza de superar los 'malditos' cuartos de final que aniquilan la ilusión de equipo y afición. En el último gran torneo España ya cumplió y se adelantó cayendo en octavos a pesar de partir con grandes expectativas.
A pesar de que España fue señalado como candidato al título en Alemania 2006 y algunas actuaciones esperanzadoras en la fase de grupos convencieron a muchos de que esa vez sí podía ser que se superaran los cuartos de final. Pero la selección sigue sin ubicarse entre los mejores cuatro del mundo.
Sin embargo, una vez más, flaquearon cuando comenzaron los partidos más "serios" y se volvieron a casa antes de lo esperado, tras haber sido anulados por una Francia con más experiencia en octavos de final.
Derrotas contra Irlanda del Norte y Suecia en los primeros partidos de la fase de clasificación para esta Eurocopa minaron aún más la moral de los españoles. La posibilidad de que ni siquiera llegaran a la fase decisiva en Austria y Suiza parecía una realidad, aunque el optimismo ha vuelto con sólidas actuaciones en la parte final de la fase clasificatoria, con triunfos sobre Suecia y Dinamarca, sumados a victorias en amistosos ante el campeón mundial, Italia, y el subcampeón, Francia.
El equipo de Luis Aragonés ha logrado una seguidilla de 14 partidos sin derrotas desde que perdió con Rumanía en noviembre de 2006, y el buen estado de forma de los "expatriados" en la liga premier Fernando Torres y Cesc Fábregas han llevado España ha ser señalado, otra vez, como uno de los favoritos antes del torneo.
Los ingredientes para el plato de la decepción están servidos. La cuestión es si Aragonés puede combinarlos para hacer una receta de éxito, explotando el indiscutible talento de sus jugadores y desafiando la tradición de "perdedores".