Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tercera victoria de la temporada para Button; Alonso, octavo

Después de cuatro carreras, por fin Ferrari ha podido lograr sus primeros puntos, gracias a la sexta plaza del finlandés Kimi Raikkonen, ya que el brasileño Felipe Massa acabó decimoctavo, e incluso fue doblado.
La carrera concluyó sin ningún tipo de incidencias importantes, a diferencia de lo ocurrido en las anteriores pruebas (lluvia, suspensión de carrera y accidentes), aunque el calor fue asfixiante durante las 57 vueltas, ya que estuvo acompañado de una temperatura de 37 grados. La tormenta de arena apuntada en algunos medios no apareció.
El español Fernando Alonso, que partió desde la séptima plaza, finalmente no pudo conservar este lugar a la conclusión de la carrera y cayó una posición, después de no haber realizado una buena salida, que le relegó algo atrás, después de que los dos Ferrari le taponasen en la primera curva.
Las dudas se incrementan en Renault, porque si bien ha puesto en acción casi todas sus mejoras, la cuestión será comprobar cómo estará el coche francés cuando los McLaren y Ferrari incorporen todas sus progresos para Barcelona, la siguiente carrera, que se celebrará dentro de dos fines de semanas.
Alonso mantuvo algunas interesantes pugnas en la carrera, especialmente para frenar el empuje de Nico Rosberg (Williams), ya que le estuvo acechando en las últimas vueltas, aunque sin éxito a la hora de pasar al español. Alonso, después de cuatro carreras, mantiene los cuatro puntos que arrancó en Australia, cuando acabó quinto.
En lo alto de la cabeza, se confirmó una vez más que los Brawn, especialmente el de Button, juegan otra liga en la F1, en la que en este arranque de temporada tienen poca o nula rivalidad, sólo eclipsada la semana pasada por un Vettel que en lluvia se ha confirmado como un verdadero especialista, aunque en seco, como en Bahrein, su Red Bull poco o nada pudo hacer para luchar contra el inglés.
En el equipo Toyota, donde se soñó con lograr la primera victoria de su historia en la F1, dan por bueno el podio del veterano Trulli, que tuvo una carrera plácida cuando se instaló en la tercera posición, mientras que su compañero Timo Glock, que salió junto a él en la primera línea de la parrilla, llegó a comandar la carrera, aunque cayó a las posiciones intermedias, debido a problemas con los neumáticos, que se le presentaron cuando entró a repostar por primera vez.
Una jornada más, la gran decepción volvieron a ser los dos BWM, ya que acabaron últimos en la carrera y tuvieron entre ellos, incluso, un toque en la parte última de la carrera que motivó que Robert Kubica (sin puntos aún) efectuase un trompo, después de que le adelantase su compañero Nich Heidfeld.