Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNEF dice que el compromiso de la UE con las renovables contrasta con la "política de erradicación" en España

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) considera que el compromiso explicitado este miércoles por la Unión Europea con las renovables contrasta con la "política antirrenovable" y de "erradicación" de estas tecnologías aplicada por el Gobierno en España, indicó el director general de la asociación, José Donoso, a Europa Press.
"Los objetivos medioambientales para 2030 marcados hoy por la UE contradicen la política del Gobierno español de erradicación de las energías renovables", afirmó Donoso.
"La política antirrenovable de España, enfrentada a la apuesta europea, desmantela la industria nacional que estaba liderando el sector renovable y nos aboca a tener que recurrir en el futuro a compañías y tecnología extranjera para equipararnos al desarrollo del resto de países", continuó.
Donoso consideró que el hecho de que la UE haya ido más allá de unos objetivos de reducción de CO2 y haya marcado además unos objetivos concretos de aumento de las energías renovables para 2030 supone "una muestra más del compromiso de la UE y de la mayoría de sus componentes con el cambio de modelo energético con el que los países miembros se han comprometido de nuevo hoy".
Este compromiso ha quedado patente "pese a las presiones y a la línea en contra de algunos países como España", añadió el director general de la asociación empresarial fotovoltaica.
La Comisión Europea ha propuesto este miércoles fijar un objetivo obligatorio de recorte de emisiones de CO2 para la UE del 40% en 2030 (respecto a los niveles de 1990) con el fin de mantener el liderazgo en la lucha contra el cambio climático.
Además, ha pedido una cuota obligatoria de renovables del 27% para el conjunto de la UE, pero sin metas individuales para cada Estados miembros. El Ejecutivo comunitario ha prescindido además del objetivo de eficiencia energética en 2030.