Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Últimas voluntades de la ex concursante de Gran Hermano británico enferma de cáncer

Sin duda, los momentos finales de la ex concursante siguen despertando gran interés en el público. Jady lleva dos días fuera del hospital y está preparando intensamente su boda prevista para este domingo. Día a día vamos conociendo detalles del evento y de cómo afronta la ex concursante el momento de su muerte. En la edición digital de este viernes, el diario 'The Sun' asegura que la joven quiere pintar su habitación de rosa antes de su enlace nupcial "para sentirse como una princesa". No en vano, el rosa es su color favorito.
El traje de novia de Manuel Mota se lo ha regalado el dueño de Harrod's, Mohamed al Fayed, y los gastos de la ceremonia correrán a cuenta de un jugoso rosario de exclusivas con las que Jade planea dejar un legado millonario para sus hijos. También ha dejado claro que no llevará velo, no tiene nada que esconder.
Esta enferma terminal, que padece cáncer y los médicos le dan unas seis semanas de vida, se casará antes de morirse y por supuesto esto tendrá una gran repercusión en los medios de comunicación. Al parecer, Jade Goody habría vendido por un millón y medio de libras (1.700.000 euros) esta exclusiva a la revista 'OK'.
De concursante polémica a reina de la telebasura
Después de su boda, según ha confesado Jade, vendrá la ceremonia de la muerte, como no podría ser de otra manera, en directo. Se emitirá en Living TV y será un final esperado de alguien que se ha ganado a pulso el título oficioso de reina de la televisión basura de Reino Unido. Poco importa su vulgaridad, todo lo contrario. Esto le ha convertido en el espejo perfecto del público que no se cansa de verla en televisiones y quioscos. Su adiós tendrá la audiencia que ella se merece, sin duda.