Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Último entrenamiento de la Selección en la ciudad de Bloemfontein

Caras largas en el entrenamiento. FOTO: AP.telecinco.es
Bajo un intenso frío, con solo cinco grados de temperatura, la selección española completó su último entrenamiento en Bloemfontein, tras asimilar la derrota en semifinales ante Estados Unidos, con el técnico Vicente Del Bosque dejando la imagen destacada, en un corrillo con sus jugadores.
Era un gesto habitual en Luis Aragonés, que hasta un día después de la primera derrota de la selección con Vicente Del Bosque, no se produjo con el nuevo seleccionador. Todos los internacionales le rodearon para escuchar sus palabras durante cinco minutos.
La charla dio paso a un entrenamiento de recuperación, marcado por el frío y la lluvia en unos minutos, con apenas media hora de estiramientos y carrera suave para los titulares. Algo más de intensidad para suplentes, que no completaron los habituales partidos en reducidas dimensiones sino que ensayaron disparos a puerta.
Presenció el entrenamiento Fernando Hierro, director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que ayer estuvo en el palco del 'Free State Stadium' en el encuentro de semifinales tras finalizar su estancia con la selección sub'21, eliminada del Europeo que se disputa en Suecia.
Las caras largas de los jugadores desde que acabó el encuentro de anoche, se cambiaron en los instantes previos al entrenamiento cuando Santi Cazorla bromeó con sus compañeros al ponerse bajo palos y retar a sus compañeros.
Mañana, la selección regresa a Rustenburgo, la ciudad en la que comenzó su participación en la Copa de las Confederaciones. Vuela desde las 12.00 horas para alojarse en el hotel que tenía reservado Estados Unidos, que ocupará el que tenía España en Johannesburgo para disputar la final.
La inesperada derrota ha provocado el cambio de planes sobre la marcha y los jugadores se encontrarán con alguna modificación. La ausencia de habitaciones en los pocos hoteles de Rustenburgo les obligará a compartir habitaciones.
JNP