Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zac Efron revela cómo se gana la vida en este clip en exclusiva de Maditos Vecinos 2

El próximo 24 de junio llega a los cines Maditos Vecinos 2, la secuela de la popular comedia estrenada en 2014. Una cinta que vuelve a estar dirgida por Nicholas Stoller y protagonizada Seth Rogen, Rose Byrne y Zac Efron.
Precisamente Efron, y sus antiguos compañeros de hermandad, son los protagonistas de este pequeño adelanto en exclusiva en el que vemos como, poco a poco, los jóvenes van labrando su porvenir... salvo Teddy Sanders, que sigue anclado en su loco pasado universitario.
Chloë Grace Moretz se une al elenco de esta secuela en la que descubriremos qué ocurre cuando la voluntad de unos padres se enfrenta a los lazos de una fraternidad.
El segundo hijo de Mac (Seth Rogen) y Kelly Radner (Rose Byrne) viene de camino, y los felices padres están decididos a ser auténticos adultos y mudarse a las afueras. Pero cuando creían haber recuperado el barrio y que sería fácil vender su casa, se enteran de que una fraternidad femenina acaba de alquilar la casa vecina y que las chicas están mucho más descontroladas que Teddy (Zac Efron) y sus hermanos.
Cansadas del sistema sexista y restrictivo de la universidad, las poco ortodoxas chicas de Kappa Nu quieren un local donde desmelenarse y hacer lo que les venga en gana. Shelby (Chloë Grace Moretz) y sus hermanas, Beth (Kiersey Clemons) y Nora (Beanie Feldstein), encuentran la casa perfecta al lado del campus, y el hecho de que esté situada en una calle tranquila no les impedirá celebrar fiestas aún más épicas que las de sus predecesores.
Los Radner hablan con sus grandes amigos Jimmy (Ike Barinholtz) y Paula (Carla Gallo) y se convencen de que no tienen más remedio que utilizar a un antiguo vecino como arma secreta para desalojar a las impresentables. Convencidos de que bastará con que el treintañero se infiltre en la fraternidad, subestiman la fuerza de la ingenuidad y de la locura de sus jóvenes vecinas.