Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿El adiós del Studio Ghibli?

Studio Ghibli se plantea cerrar su departamento de producción. Los responsables de míticas cintas de animación como La princesa Mononoke, Mi Vecino Totoro o El viaje de Chihiro han anunciado una profunda reestructuración que podría desencadenar en el fin de su trabajo como productores de películas.
El anuncio fue en principio recibido como el cierre definitivo de el estudio en lo que a su departamento de anime se refiere. La productora, fundada en 1985 y con más de una veintena de títulos en su haber, estaría acuciada por problemas económicos.
Una situación agravada por el fracaso que supuso La historia de la Princesa Kaguya, su último largometraje que no funcionó en taquilla, y el poco tirón que a pesar de las buenas críticas tuvo entre el público El viento se levanta, el último filme del maestro Hayao Miyazaki.
Las primeras informaciones apuntaban por tanto a que Ghibli cerraría las puertas como productora de películas y se dedicará únicamente a administrar y explotar sus títulos y marcas ya existentes. El fin de una era en el mundo de la animación cinematográfica en general y del anime en particular. Un fin que todavía no es una realidad.
Y es que Toshio Suzuki, fundador del estudio, ha matizado que no se trata de un cierre definitivo, algo que por otro lado tampoco descarta, sino de una "profunda reestructuración" de su departamento de producción.
LA JUBILACIÓN DE MIYAZAKI
"La retirada de Miyazaki fue un tremendo golpe para nosotros. ¿Qué vamos a hacer con Ghibli? Lo cierto es que dejar de hacer películas no está descartado. Debemos tomarnos un descanso para pensar qué hacemos a partir de ahora", afirmó Suzuki que habla literalmente de "desmantelar" su departamento de producción.
Así que, de momento, el adiós de Ghibli como factoría de anime solo es un 'hasta luego' que muy probablemente se traduzca dentro de unos meses en un 'hasta siempre' en lo que a producción de películas se refiere.