Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La prensa alemana ridiculiza a la selección austriaca antes de su encuentro

Un aficionado austriaco. Foto: bild.detelecinco.es
Alemania y Austria se juegan en Viena no sólo el pase a cuartos de final, sino también el honor en un duelo en el que la rivalidad futbolística está ensombrecida por la tradicional relación de amor-odio entre los dos países de habla germana. El cruce de insultos, advertencias y bravuconadas en la prensa sensacionalista de los dos países, subió un grado más en el dominical alemán "Bild am Sonntag", que ha puesto mote a todos los jugadores del combinado austríaco.
En vez de Rene Aufhauser, el rotativo habla de "Verschnaufpause" (respiro, tregua) y le acusa de ser muy lento y Christoph Leitgeb es "Christoph Weitweg (alejado), y dice de él "Bild am Sonntag" que "nunca está cerca del balón".
La lista no deja títere con cabeza y hasta el apellido del seleccionador austríaco, Josef Hickersberger, es transmutado en Nickersberger (Nickerchen = siestecita).
El ataque responde a otro del rotativo austríaco "Ísterreich", que aseguró que en las cercanías de donde se concentra el equipo alemán "huele a sudor de miedo y a pantalones cagados".
El amarillista periódico ya reprodujo unas palabras del jugador austríaco (aunque nacido en Alemania) Martin Harnik en las que aseguraba: "Puedo imaginarme que los alemanes están cagados de miedo en los pantalones".