Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los apuros de Justin Bieber en directo

En EEUU no eres nadie hasta que no eres entrevistado por dos titanes de la pequeña pantalla: Oprah Winfrey y Ellen DeGeneres. Tras acudir al programa de la primera, Justin visitó el show de Ellen, lo que no es más que otro empujón para su veloz carrera hasta el estrellato. Pasó un buen rato durante la entrevista a pesar de que la presentadora no se lo pusiera fácil en algunos momentos, preguntándole sobre su posible romance con Miley Cyrus y tratando de cortar su preciado pelo.
La última sensación adolescente Justin Bieber es, a sus 16 años, una de las estrellas más solicitadas del momento. Si la semana pasada visitaba a la reina de la televisión Oprah Winfrey, ahora ha aparecido en el programa de la no menos aclamada Ellen DeGeneres, a cuyo show ya acudió a finales de 2009.
Durante la entrevista, Ellen puso a Bieber contra las cuerdas a la hora de preguntarle sobre sus encuentros con el otro fenómeno juvenil Miley Cyrus, después de que ambos fueran vistos la semana pasada cenando en un restaurante de West Hollywood.
Ante la insistencia de la presentadora, Bieber trató de restar importancia al asunto asegurando que sale con mucha gente, aseguró que Miley es sólo una amiga más. "Si miras en Internet, verás otras chicas con las que me junto", añadió cuando Ellen le dijo "Pero esta foto no veo a otra gente, veo a Miley Cyrus".
Ellen también trató de bromear acerca de una de las principales seña de identidad del cantante: su pelo. Después de que Bibner explicara que su característico peinado lo consigue en apenas cinco minutos, Ellen sacó unas tijeras y las acercó a la cabeza del joven exclamando "Sólo quiero cortar un poquito".
Bieber inmediatamente trató de levantarse de su asiento para escapar de Ellen, quien finalmente detuvo sus intenciones.