Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bloque alemán elimina a la técnica portuguesa

Alemania pasa a semifinales. Foto: EFEtelecinco.es
El estilo práctico y sobrio de Alemania lanzó al equipo germano a las semifinales de la Eurocopa'08 y acabó con el sueño de Portugal de reeditar el buen torneo de 2004, en el que fue subcampeón, tras un partido intenso y en que la eficacia se impuso a la técnica (2-3).
Los bávaros golpearon cuando mejor estaba Portugal en apenas cuatro minutos, y después del despertar luso, que recortó distancias con un gol de Nuno Gomes antes del descanso, recibieron la puntilla con un cabezazo de Michael Ballack en el ecuador de la segunda mitad.
Y es que Alemania comenzó agazapada ante el innegable poder portugués, liderado por un sensacional Deco. El centrocampista del FC Barcelona repartió una cátedra sobre cómo dar el último pase y ofreció una movilidad tan necesaria como imprescindible en el juego de los de Scolari.
Además del trabajo de Deco, Cristiano Ronaldo y Simao le acompañaron en las bandas, desde donde buscaron la debilidad germana. Los centímetros de Mertesacker y Metzelder hacían imposible el juego aéreo para los portugueses, que buscaron la opción del balón raseado, fruto de la llegada desde atrás.
Pero la historia volvió a hacer acto de presencia para aliarse con los bávaros porque, a los 20 minutos, el partido era de claro color rojo, muy rojo. Y ahí apareció Podolski para inventar una jugada que fue medio gol.
El del Bayern, tras una triangulación en banda izquierda, centró a su compañero de equipo Bastian Schweinsteiger que empujó con muchísima fuerza culminando una llegada meteórica desde 20 metros atrás.
No lo merecía, pero Alemania se puso por delante (0-1, min.22). Por si fuera poco, a los cuatro minutos, los de Joachim Loew, --sancionado en la grada-- machacaron a Portugal a balón parado.
Una buena galopada de Metzelder acabó en falta y Klose acertó a conectar el centro de Schweinsteiger con la cabeza en el área pequeña, libre de marca, ante la atenta mirada de la zaga lusa.
Antes del descanso, Portugal consiguió el gol que tanto mereció en los compases iniciales del encuentro. Otra vez un magistral pase de Deco lo recogió Ronaldo con un exquisito control, aunque no fue capaz de definir ante Lehmann. Sin embargo, el rechace lo aprovechó Nuno Gomes, que estaba listo para disparar (1-2, min.40).
El descanso llegó y Alemania volvió a hacer gala de su rodillo, de ese que saca en las grandes ocasiones, en las que no vale mirar hacia adelante si no ganas.
De nuevo una falta volvió a condenar a Portugal. Ballack, de cabeza, puso la guinda a una gran actuación y selló el tercero que 'mató' a los lusos e impidió que disputasen la que hubiera sido su cuarta presencia consecutiva en una semifinal de un gran torneo.
Al final Portugal encerró en su área a Alemania, que vio cómo recibía un tanto de Postiga a falta de dos minutos para el pitido definitivo del árbitro. Nani lo intentó desde lejos, pero no hubo forma de parar el rodillo alemán, que ya está en semifinales porque pase lo que pase el fútbol son once contra once y siempre gana Alemania.