Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los bomberos se quejan de que la excesiva rigidez de los marines dificulta los rescates

Una parte de los equipos de salvamento en Haití ya ha regresado a casa. Casi todos coinciden en lo mismo: las labores de rescate han sido muy complicadas y no por el caos general, sino por cómo imponen el orden los militares norteamericanos, tal y como afirman los bomberos españoles.
Estos héroes vienen satisfechos porque han conseguido salvar 20 vidas, pero decepcionados porque creen que podían haber hecho más.
De hecho, estos equipos de salvamento se quejan de que la obsesión por la seguridad ralentizaba los rescates.
Demasiados impedimentos a la hora de trabajar... El horario, que obliga a terminar las labores de rescate a las seis de la tarde, o el estar constriñidos a una zona de rescate concreta, dos de las quejas más repetidas.
Precisamente el empeño de estos bomberos en ayudar a una familia aún saltándose las normas hizo posible que salvaran a una niña de 11 años.
Aunque son expertos en catástrofes, dicen que ésta es en la que peor han podido trabajar.