Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No hay calle sin cadáveres"

Allí, en el aeropuerto, han decidido acampar los periodistas para informar sobre todo lo que acontece en el país. Sin duda alguna, el lugar elegido tiene mucho que ver con la terrible situación y el caos que se vive en las calles haitianas.
De allí tampoco pasan las ayudas que van llegando: no hay medios para distribuirlos lo que en breve "dará lugar a mayores saqueos", explica.

El equipo de Informativos Telecinco consiguió la pasada noche llegar hasta la frontera, "hasta otro mundo", tal y como lo define Doñoro. "Sorprendía ver a miles de personas vagando por las calles a oscuras", añade.

Y es que el temor a nuevos temblores es algo muy palpable, por eso los supervivientes llevan dos noches durmiendo al raso. "Nosotros (el equipo de Telecinco) hemos sentido temblar la tierra a las 04:00 y las 05.00 de la mañana".

Cadáveres amontonados

Nos habla también nuestra compañera de la dantesca imagen que ofrecen las avenidas con miles de cadáveres amontonados. "Tres días después del seísmo empieza a oler a putrefacto", nos relata.

Hemos llegado a ver varias fosas comunes, con unas 8.000 cadáveres. Tal y como se abren, se cierran, con extrema rapidez". Y es que las víctimas mortales se cifran en cientos de miles.
Y la situación no es mucho mejor para quienes han sobrevivido a la tragedia. Con tan sólo un hospital en pie, se encuentran desbordados. "Hace falta de todo: más medios, más médicos..."
Además de la trágica situación que están viviendo aquellos que, entre los escombros, están encontrando a sus familiares queridos. "Me acababa de casar, hoy he encontrado el cadáver de mi esposa, no sé qué hacer", nos cuenta uno de los supervivientes.
Miles de edificios derrumbados

"Hay miles de edificios derrumbados, y sorprende porque no se trata de edificios de madera y Uralita, sino de hormigón, que se han venido abajo con el seísmo", explica Doñoro.

Por esta razón, todos los medios de comunicación se encuentran concentrados en el aeropuerto en un hotel cercano (sólo tres se mantienen en pie). Los únicos sitios seguros y donde no reina el caos.

Españoles desesperados en Haití

Pilar Juárez, una española que trabaja para la Unión Europea en Haití aún está desaparecida pero nuestra compañera ha podido reunirse con su marido y con su hijo.

"Bruno y José, el marido y el hijo de esta mujer, se encuentran desesperados. Había más de 200 personas en el edificio de la ONU en el que se encontraba Pilar cuando ocurrió el suceso y aún no han podido dar con ellos". RSO